Mostrando entradas con la etiqueta -Toronto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta -Toronto. Mostrar todas las entradas

domingo, diciembre 01, 2013

Toronto - Canada

Toronto 

Marchamos destino Toronto con escala en Londres, pero solo porque era más barato, dado que es el peor destino para hacer transbordo. Como de costumbre en Londres había filas interminables y después de la anécdota de las tres Marias en el control de pasaportes (después de Perú ya le habíamos cogido el truco – dado que las tres tenemos nuestro primer nombre María, lo que les resulta muy curioso a todos), nos dirigimos al control de seguridad. En Madrid una de mis amigas y yo habíamos pitado al pasar el control, así que supusimos que aquí pasaría lo mismo, por lo que pasamos primero, pero resultó que la última, que no había pitado en Madrid, fue la que pitó en Londres. Mientras la registraban me acerqué a las pantallas de los vuelos y vi que en el nuestro ponía closing gates, y aun había que llegar al ascensor para coger el tren para llegar a la terminal donde estaba la puerta. Nada más salir del tren echamos a correr, delante de nosotras una pareja salió de los vagones anteriores del tren corriendo y nos adelantaron en las escaleras mecánicas, tras subir corriendo las larguísimas escaleras aún teníamos camino que recorrer porque, para hacerlo más gracioso la puerta justo era la última de la terminal. No sé si es que nos engañaron o corrimos mucho pero aun faltaron diez minutos desde que entramos al avión hasta que este salió, aunque diez minutos no es mucho, igual si no hubiéramos corrido habría sido peor. El aeropuerto de Toronto está lejos de la ciudad, o eso me pareció mientras íbamos llegando en el coche, y lo primero que pensé al entrar en la ciudad en coche es que Toronto se parecía a Filadelfia, o por lo menos la entrada a la ciudad desde el aeropuerto lo hacía. Nada más dejarnos en el hotel nos cubrimos de varias capas de ropa y salimos a ver la ciudad. El hotel no estaba muy lejos del puerto y por tanto de la torre CN y demás lugares que visitar, salimos con prisas para aprovechar la ultima hora de luz del día (eran las cuatro de la tarde y a las cinco anochece), y después de andar una media hora, ver que se hacía de noche y que el puerto no aparecía por ningún lado, me acerque a la casa de los masones y busque alguna calle en el plano, me costó localizarlas pero al final las encontré, en dirección contraria al puerto, en la zona de la universidad, así que tuvimos que desandar lo andado y para cuando llegamos al hotel ya era de noche. Ese es nuestro maravillo sentido de la orientación. Si solo hay dos opciones en línea recta cogeremos siempre la errónea. El problema de viajar en esas fechas es que hay muy pocas horas de luz solar, porque aunque anochece sobre las cinco de la tarde, no amanece antes como pasa en algunos países de Asia. Así que entre el tema de la luz y nuestro sentido de la orientación al final vimos Toronto de noche. Nos acercamos al ayuntamiento viejo y nuevo, aunque cuando vimos la plaza y los edificios no sabíamos que eran los ayuntamientos, simplemente íbamos camino a la torre CN y lo encontramos en nuestro camino y nos gustó, así que nos paramos a hacer fotos y debatir que sería. Muchos de los edificios que encontrábamos los llamábamos el estadio de beisbol, hasta que por fin dimos con el verdadero estadio, lo que pasa es que los edificios en Toronto son muy modernos y así es complicado adivinar que son si no lo sabes de antemano, y menos aún de noche. Finalmente, dejando atrás los ayuntamientos y tras ver pasar el tranvía y pisar las hojas caídas de los árboles de un parque cerrado nos fuimos acercando a la torre CN. La entrada para subir hasta arriba del todo es algo cara, pero vale la pena el gasto. Hay varias paradas, subir hasta arriba del todo es lo más caro pero también lo más recomendable. La primera parada, la del restaurante, no tiene mala vista, aunque se refleja la luz de dentro. Luego hay otro ascensor que lleva arriba del todo, hasta la antena, que como decía hay que pagar más pero las vistas son espectaculares. Arriba del todo solo estábamos nosotras tres, y la iluminación es la de la torre, cuando se vuelve rosa, se ilumina de rosa, cuando se apaga, estas a oscuras, cuando está iluminado de azul, estas todo azul. Así que si es cierto que se refleja el rojo o el azul pero cuando se apagan las luces ya no hay reflejos en los cristales y la vista es más amplia que desde la planta del restaurante. La visión de Toronto de noche desde la torre CN es impresionante, y da la impresión de no terminar nunca. A nuestros pies se encuentra, por fin, el estadio de beisbol, cerrado por el mal tiempo, así no había forma de distinguir que era un estadio de beisbol, y los puertos del lago con los barcos iluminados, así como los rascacielos. La siguiente parada al bajar en el ascensor es una planta con un mirador exterior, pero tiene todo rejas y entre el frio y las rejas lo que hicimos fue entrar y salir, sin mirar más, dado que las vistas no se podían comparar. También en esta planta están los suelos de cristal, aunque no dan ninguna impresión ni vistas interesantes. El ascensor que sube y baja de la torre también tiene el suelo de cristal pero como solo se ve el suelo, no es interesante. Tras dejar la torre CN nos fuimos a cenar y al día siguiente comenzamos la visita de día de la ciudad con guía. Nuestra primera parada fue el ayuntamiento viejo y nuevo, la fuente que está enfrente de ambos estaba helada, y es que estaban preparando para convertirla, como todos los años, en una pista de patinaje. El ayuntamiento nuevo se puede visitar gratuitamente, nos dieron unos pines al visitarlo, y tiene nada más entrar una escultura de clavos desde donde si lanzas una moneda y llega al final sin problemas se cumple el deseo que has pensado. Tras la visita a los ayuntamientos visitamos panorámicamente chinatown y la zona de la universidad. La universidad tiene un gran campo de futbol (europeo, no americano) frente al edificio principal, y las porterías le quitan encanto a la foto de postal. Los edificios de la universidad se han utilizado en películas donde sale Oxford y otros lugares del estilo debido a que como nueva Orleans (EE.UU.) Canadá tiene una devolución de impuestos muy interesante a la hora de rodar películas o series en sus ciudades. De aquí fuimos al parlamento. La fachada estaba cubierta por obras pero por dentro pudimos visitarlo. Nada más entrar se ven dos cuadros de la época de la colonia británica de Canadá, y los cetros con los que se erigía al gobernador de la zona, muy británico, no es de extrañar que tengan la bandera de Inglaterra en una esquina de la bandera del estado. Frente a los cuadros nos encontrábamos con unas escaleras de madera que separan el parlamento en dos zonas, la zona de la derecha se conserva en madera tal y como era, y se pueden ver las salas del hemiciclo, las habitaciones, los techos y columnas de madera, y sobre todo e s curioso el intenso olor a madera que desprende el lugar. La otra zona de la izquierda es toda de mármol porque se quemó en un incendio y se decidió reconstruir con vidrieras y columnas pero en mármol, para destacar la diferencia. Al salir del parlamento disfrutamos del parque que hay enfrente donde los árboles tenían un tono naranja rojizo otoñal de postal. Tras una recolección de hojas de arce de colores rojizos como la de la bandera del país marchamos hacia la torre CN, donde volveríamos pagar para subir de nuevo, pero esta vez para ver la ciudad de día. Parece tonto pagar dos veces pero la vista nocturna valía tanto la pena y nos gusto tanto que queríamos ver la ciudad de día (lo bueno es pagar solo una vez y ver anochecer desde la torre, así tienes la vista de día y de noche, pero no pudo ser). Y tal y como suponíamos la vista de la ciudad no defraudo. De día es aún mejor que de noche en cuanto a que se pueden ver bien las islas del lago, que es tan enorme que parece un mar, los colores rojos y verdes de los árboles que bordean el puerto, los barcos veleros de los puertos, las casas en las islas, los molinos, la noria, las banderas, el estadio, los jardines verdes, la costa del lago, tantos lugares que ver de la ciudad. Tras visitar la torre CN nos marchamos con dirección Niagara Falls y cuando regresamos a Toronto hacía tanto viento y frío que nos quedamos calentitas en el hotel, dando gracias de haber visto la ciudad de noche. Nos quedó de ver la Casa Lomas, que no entraba en la visita con guía y que al cerrar a las cinco de la tarde no tuvimos oportunidad de ver el día anterior. Y también nos quedó cruzar con el ferry a una de las islas del lago Ontario y ver el puerto desde un ángulo diferente. Esto tendrá que ser en otra visita, con más tiempo de luz solar a ser posible.
Visita: Noviembre 2013

Mis imágenes: Canadá Este en Noviembre de 2013

Información para viajar: Toronto - Lugares que visitar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...