Mostrando entradas con la etiqueta -Estambul. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta -Estambul. Mostrar todas las entradas

miércoles, diciembre 03, 2014

Estambul - Turquia

Estambul


Llegamos a Estambul de noche dado que tras cruzar el mar de Marmara pillamos todo un atasco para entrar a la ciudad de Estambul, unas cinco horas de trafico infinito pero no nos importó mucho, nada más llegar salimos a ver Estambul de noche y bajo la lluvia. Nos alojábamos en un hotel que parecía que estaba lejos pero es que había que callejear porque estaba en la parte antigua y no en la avenida del tranvía. Salimos del hotel y en diez minutos andando estabas en el hipódromo. No sé si era por la lluvia o porque eran pasadas las diez de la noche pero el centro estaba vacío, tuvimos una vista completa del Hipódromo con sus dos obeliscos, su vista lateral de la mezquita azul, la fuente alemana y la columna de serpiente para nosotras solas durante todo el tiempo que estuvimos. Disfrute mucho de esa noche en Estambul porque la primera vez que fui había mucha gente y ver la ciudad así igual me desilusionó, pero el caso es que mi hermana y yo no salimos muy convencidas de Estambul; la respuesta a la pregunta de si te ha gustado Estambul era siempre, no mucho, lo mejor la cisterna basílica, eso sí me gustó. En este caso he de decir que Estambul esa noche me encantó, me quedó sobre todo con la vista de Santa Sofía iluminada de noche con su colores y formas y rodeada de las palmeritas, tal que parecía la imagen del palacio de Herodes de los belenes que se ponen en Navidad. Nos tomamos nuestro tiempo viendo los obeliscos del Hipódromo a conciencia, y pro el día, aunque lo visitamos varias veces (por la cercanía al hotel) con tanto turista alrededor no fue lo mismo. Eso es algo que no ha cambiado en Estambul desde mi visita anterior y es que sigue habiendo mucha gente, turistas por todos los lados, filas, agobios, ah, y el mal clima que tiene la ciudad, que parece imposible conseguir ver un día completo de sol. Tras el hipódromo nos acercamos a la plaza central para ver la mezquita azul a un lado y en frente Santa Sofía al otro lado, y aún andamos hasta el palacio de Topkapi cuya entrada está junto a Santa Sofía. Al día siguiente llovía con ganas (de aquí en adelante la lluvia sería un continuo en mis días). Este día tomamos una excursión, cosa que agradecía porque con el frio, viento y lluvia que hacía era para quedarme en el hotel y decir a mis amigas que se fueran ellas que yo ya había visto Estambul que pasaba del mal tiempo. Primero fuimos al bazar de las especias, la vez anterior no recuerdo haber estado aquí, pero como no soy de tiendas lo único que me gustó fue una tienda de ropa de época preciosa aunque claro, bastante cara. Tras el bazar nos dirigimos a una montaña para completar Estambul desde las alturas pero con el viento y lluvia que hacia las nubes tapaban mucha de la vista y lo que se veía era imposible captarlo bien porque era como estar bajo las cataratas del Niagara, imposible luchar contra los elementos (y que frio hacia). Luego nos acercamos a ver un palacio al otro lado del Bósforo, muy recomendable, que curiosamente no se podía hacer fotos dentro, aunque cuando fui con mi hermana si dejaban. Me gustó mucho recordar cada sala pero en el exterior pude disfrutar aun menso que la vez anterior dado que con el viento y lluvia que hacía era imposible caminar, y menos caminar seco. Y tras el palacio comimos para luego hacer un crucero por el Bósforo, he de decir que hice el crucero pero porque a mis amigas se lo había recomendado pero ni por libre ni por agencia lo hubiera vuelto a hacer sino hubieran estado mis amigas que jamás habían estado en Estambul, si aceptas mi recomendación no vale para nada el crucero, no le encontré ningún interés ninguna de las dos veces que lo tuve que hacer. Tampoco a mis amigas les pareció algo imprescindible que hacer en Estambul, pero como para gustos hay de todo, habrá gente que le parecerá imprescindible, para mí solo dejo un mal sabor de boca tener que repetir algo que la primera vez no me dijo nada. Tras el crucero visitamos la mezquita nueva, que se encuentra junto al bazar de las especias. No recuerdo haberla visitado la vez anterior y aunque pequeña con tanto turista que había dentro me gustó muchísimo, pero que muchísimo más que la mezquita azul con diferencia. Lo de que la mezquita azul no era para tanto se lo dije muchas veces a mis amigas, pero como es otro de eso punto recomendable de hacer en Estambul me tocó repetir. La entrada es gratis pero hay una enorme cola que soportar si eres turistas (hay otra fila con menos gente si entras para orar). Y al final mis amigas reconocieron que hay otros sitios más bonitos en Estambul que la mezquita azul. Tras la mezquita nueva nos fuimos al gran bazar. Aquí no compré nada ni hice fotografías, ya estuve la primera vez y podía evitarme esa segunda vez sino fuera otro punto típico que ver en Estambul. Al día siguiente salimos muy pronto porque increíblemente no llovía, y también para aprovechar y ser las primeras de la fila para entrar al palacio de Topkapi. Había que elegir uno de los dos lugares principales donde hacer fila para entrar, el palacio de Topkapi o la basílica de Santa Sofía (la mezquita azul no entraba en mi lista de prioridades). Al final decidí empezar en el palacio porque verlo lleno de gente no es lo mismo, a decir verdad me gustó mucho más que la otra vez porque pudimos ver el harem (la entrada se paga aparte de la entrada al palacio pero merece mucho la pena el gasto) y lo vimos casi en solitario. El harem conserva las pinturas, azulejos y muebles del palacio y te da una visión diferente al resto del palacio, que aunque conserva alguna sala en su mayoría es un museo de reliquias, que no deja de ser interesante el museo (pero yo ya lo había vito) y hay una masa de gente que tardas horas para poder ver las salas. Pero les metí prisa a mis amigas dado que en el harem tardamos más de una hora de visita si queríamos ver todo lo programado (en invierno abren a las nueve y cierran a las cinco) teníamos que aligerar, pero el museo se puede ver con más rapidez que el harem. Desde el palacio vale la pena la vista de la torre Galata al otro lado del Bósforo, tanto la primera como esta segunda vez me gusta más esa vista que la del crucero. Tras el palacio de topkapi fuimos a hacer fila a Santa Sofía, la fila avanzó rápida y en seguida entramos a la basílica, que aunque tenía mucha gente se podía estar sin problema. Esta vez disfrute más del lugar, y además vi cosas nuevas. Ahora estaba lleno de andamios, y la primera vez estaba más vacía, pero también es cierto que ahora estaba más restaurada y la vista de las pinturas era mucho mejor. Por ejemplo, cuando fui yo los cuatro ángeles del techo tenían la cara tapada (de cuando el edificio se convirtió en mezquita) pero ahora habían restaurado una esquina que cuando fui yo la primera vez estaba muy estropeada y manchada y ahora se veía la cara del ángel. También pude leer sin problema de gente que estuviera apoyada las runas de la escritura vikinga en la barandilla de mármol de la basílica, así como hacer poca fila para girar el dedo gordo de la mano en una columna, se hace para pedir que se cumpla un deseo pero no se sabe cuándo o como empezó esa tradición. Si, esta vez Santa Sofía, pese a los andamios, estaba más bonita que la última vez. Tras salir de santa Sofía comimos en la plaza un bocadillo que nos habíamos preparado en el desayuno y compramos unas castañas asadas. Y tras ello nos fuimos a la mezquita, que justo cerraba para la oración, por lo que volvimos sobre nuestros pasos y nos dirigimos a la cisterna basílica, por la hora igual podía acabar cerrando la mezquita y no verla pero como les dije a mis amigas, valía mas la pena ver la cisterna que la mezquita. Así que dejamos la mezquita, con el riesgo de no poder verla cuando abrieran de nuevo, y nos fuimos a hacer fila a la cisterna. Hay muchas filas y gente pero afortunadamente esta fue rápida y en veinte minutos pudimos entrar. Ahora está prohibido hacer fotos desde el as escaleras, supongo que ha debido haber algún accidente porque la primera vez que estuve yo hice desde las escaleras. Aquí no ha cambiado nada, sigue siendo tan bonita como la primera vez. Sigue estando las diversas columnas y los peces en el agua. Sigue goteando el techo y sigue habiendo fila para hacerse fotos con las cabezas de Medusa que sirven de base en dos columnas. Maravillosos los reflejos de luz que crean las columnas iluminadas de la cisterna. Y tras salir de la cisterna aún nos dio tiempo de hacer una larga fila y espera tediosa para entrar a la mequita azul y verla antes de que cerraran.  No me sorprende pero fue el lugar en el que menos tiempo estuvimos. Pasamos más tiempo en la fila que tiempo dentro de la mezquita. Pero como sobre gusto no hay nada escrito puede que a otros les guste muchísimo, para mi está bien pero no es lo mejor que tenga Estambul. Tras salir de la mezquita eran las cinco de la tarde y ya anochecía, nos dirigimos hacia el bazar de las especias porque mi amiga quería comprar una lámpara (y se metió conmigo cuando le dije que la primera vez mi hermana y yo compramos lámparas de souvenir en Estambul). El caso es que fuimos sin plano y sin preguntar, resultado, dimos un señor rodeo por todo Estambul porque en vez de ir por el centro lo que hicimos fue dar todo un rodeo por el mar, claro, el palacio de Topkapi es muy grande y está rodeado de muralla, y esa muralla tuvimos que recorrerla. Lo bueno es que vimos anocheces sobre el Bósforo, y como los ciudadanos de Estambul pasaban mirando el mar, pescando y tomando algo junto al malecón. Así pasamos junto a la estación de tren del Orient Express y por fin llegamos a la mezquita nueva, frente a la torre de Galata iluminada al otro lado. Y ahí al lado el bazar de las especias. Tras la compra volver a nuestro hotel andando nos supuso, ya que íbamos sin plano y sin preguntar, seguir las indicaciones para los coches que ponían gran bazar (todo subida) e ir andando solas de noche hasta que llegamos al bazar, a poco de que cerrará. Y de ahí ya sabíamos acercarnos hasta nuestro hotel. Había aún un par de lugares por ver en Estambul, pero nada que estuviera en la lista de imprescindibles y como en todo el día solo habíamos parado una media hora para comer el bocadillo “traído de casa” no nos movimos mucho más esa noche. Al día siguiente ya salíamos por la mañana destino Madrid.

Visita: Octubre + Noviembre 2014

Mis imagenes: Pendientes

Información para viajar: Pendiente

Que Comprar: Souvenirs Turquia

sábado, agosto 23, 2008

Estambul - Turquia

Estambul

Solo puedo decir que me llovió todos los días menos uno. Que hacia un frio horroroso, que en mi ciudad no he pasado tanto frio como allí, una niebla que ni vistas ni na... y que además el turco parece alemán y yo no sabía cuando eran turistas alemanas o cuando turcos. y para rematar media España andaba pululando por ahí, fijaos que cuando cogí el vuelo de regreso entre las 16:15 y las 16:45 salían 2 vuelos a Zaragoza, 2 a Madrid, 1 a Barcelona, 1 a Sevilla y 1 a Valladolid y todos completitos... si hasta abrieron el gran bazar el domingo cuando por norma habitual los domingos se cierra (es lo que tiene el negocio...).... bueno, ahí van mis únicas fotos con sol: la mezquita azul, Santa Sofía, parte de la muralla del palacio de topkapi y la cisterna basílica. Lo que más me gusto fue la cisterna basílica y el barrio se yoseeup, santa Sofía y la mezquita azul, tienen mucha historia y son muy grandes pero..... No es nada nuevo. Estambul tiene una zona principal donde se pueden encontrar los monumentos más comunes para visitar. En un lado está el hipódromo con sus columnas, al lado la mequita azul, en frente santa Sofía, y a un lado la cisterna basílica y al otro el palacio. Así que esta todo cerca y lo único peligroso es cruzar las calles. Porque ahí, para variar, conducen bastante mal. En realidad conducen bastante parecido a Grecia pero cualquier país que no sea Japón conduce peor que en España (hasta corea, donde tres cuartos de la población estarían sin carnet si hicieran lo mismo en España). En la mezquita azul hay que descalzarse pero no es preciso cubrir se la cabeza. Supongo que por el número de turistas que la visitan. Se llama azul pro sus adornos de azulejos azules, es muy grande pero no es la mezquita que mas me gusto. No está mal pero tampoco es para tanto. Lo que si todas las demás mezquitas que hay en Estambul (y hay un montón) tiene el mismo estilo, toda una copia que te hace confundir, porque por fuera te parecen todas iguales. Y ahora que os habéis cansado de ver fotos de la mezquita azul os comento lo que queda del hipódromo tenemos un regalo de Alemania, uno de Egipto del templo de luxor (ahí he estado yo), una columna de cabeza de serpientes de Delfos (ahí también he estado yo) y un obelisco que ya no recuerdo si era de ahí o no. .... Los sombreros tipicos que venden a los turistas en Estambul, todos muy bien colocaditos. ¡Y por dios que es la última vez en mi vida que piso un país árabe, que pesadilla, una no puede andar dos pasos sin que le den la paliza para comprar algo..... Y hablando de compras, en Estambul tenemos el Gran Bazar, destino típico de los turistas. Muy famoso y cerrado, no es muy grande en realidad pero son un sinfín de calles y normalmente uno acaba pasando dos o tres veces por el mismo sitio. Por supuesto hay que regatear, aunque hay cosas que directamente están ya a buen precio, pero hay que mirar mucho. Tener mucho ojo (os podéis creer que un turista me aviso que me estaban haciendo una foto al culo, hay que ver) y lo más típico de ahí que no vi en otros países árabes son las lamparitas estas que os pongo en las fotos. También veréis las fotos de este carrito, son típicos encontrarse pro la calle los carritos de unas rosquitas de sésamo, vamos, pan con sésamo en forma de rosquilla, muy típicas para llenar el buche. Como sabes que soy muy rara comiendo ni las probé. No me valía la pena, pero los carritos son muy "americanos" ¿a que si? por cierto, les encanta cuidar de las flores, aquí en la foto tenemos al del hotel arrancando malas hierbas, pero lo de las flores debe ser algo general porque más que aceras hay jardines. Por una gran avenida donde debería estar la acera, haber hay acera, pero solo en el hueco en el que cabe una persona hay para andar, en el resto (unas cuatro personas caben) ponen flores y jardincillo, muchos tulipanes, la verdad. Y teniendo en cuenta el trafico de ahí yo estaba propensa a pisarle las flores porque no me atropellaran (mira que tener una acera semejante y poner más de la mitad de la acera como jardín....). Por cierto, las últimas fotos son ya de Santa Sofía, en mi próxima crónica ya veréis mas de esta "otra maravilla" y más. Aquí tenéis la entrada a Santa Sofía. No es que nos digas que por ahí entramos los guiris. Es que giris significa entrada en turco. (¿A que parece hecho a idea?) A ver Santa Sofía es ahora un museo porque fue iglesia bizantina, mezquita, fue de todo, tiene ruinas y resto de todo tipo, vamos, se parece a casa un montón, aquí en Zaragoza la mitad de los sitios son un collages de diferentes cosas. Puedo comentar cosas típicas de Santa Sofía: como los mármoles, no sé si en las fotos se ve bien pero hay un montón de mármoles en las paredes, que si verde, que si rosa, al parecer según nos dijo el guía (que era un pasota integral) el mármol lo traen a Estambul de una isla cercana que tiene mucho, de ahí que haya tanto decorado con mármol. Otra cosa típica (aparte de los mosaicos, si fue iglesia bizantina es normal, o del miravete, cosa normal si fue mezquita) son los andamios. Santa Sofía siempre tiene andamios, o a la izquierda, o arriba, o abaja, o al centro, nunca deja de tener andamios. Así que no desilusionarse si cuando la visitáis tiene andamios. Es lo normal, lo contrario sería extraño. También hay un hueco, donde hay un agujero donde meter el dedo y girar la mano, si haces el giro completo el deseo que has pedido mientras lo hacías se cumple. Decir que yo no encontré el dichoso agujero. Y para alegría de muchos (una entre ellos) para subir a la parte de arriba de santa Sofía no hay escaleras sino que es una subida en rampa como la de la giralda de Sevilla. al lado de Santa Sofía está el palacio de topkapi, que por dentro son o el harem o museos, que si el museo de joyas (que si un banco todo de joyas preciosas, etc.) o el museo de Mahoma (con las uñas del profeta o algo así) en fin, que lo mejor es el exterior, que es una mezcla entre el estilo árabe y el estilo del este de Europa (ya lo veréis en las fotos) y también las vistas que se tienen desde el palacio, está claro que los sultanes no eran tontos. Eso sí, el palacio se recomienda visitar por libre, o al menos con un guía que te cuente curiosidades, porque para visitarlo con el guía que yo tuve más vale hacer mutis. Era bajito y pasaba de todo. Para que os hagáis a la idea el grupo perdió al guía. Normalmente es el guía quien pierde a alguien o alguien que se pierde, pero no que un grupo pierda a su guía, pero es que este guía era... el guía del día siguiente nos explicaba cuando la gente le pregunto cómo ir del hotel a diferentes sitios, a este le preguntabas y no te contestaba, menos mal que yo siempre voy preparada con cuarenta planos. El caso, como os iba contando, es que al entrar a santa Sofía nos dijo el guía, entrar y esperar pasada la taquilla y ahí me reuniré. Claro, nosotros esperamos, pero pasado un buen rato empezamos a pensar que se nos había escapado el guía. Teníamos comprobado que el guía no esperaba, no levantaba la mano, ni llevaba ni paraguas ni nada que lo identificara y como era bajito pues todos nos fijábamos en nuestros compañeros de grupo porque al guía no había quien lo viera. Así que unos debieron adelantarse y como todos nos guiábamos por la gente del grupo, todos nos adelantamos, en eso que llegamos a las puertas de santa Sofía y que el guía no estaba, dudábamos si entrar o ir para atrás así que nos quedamos todo un grupo ahí parados con cara de perdidos porque nos faltaba el guía. El guía apareció después con 3 personas del grupo, que se habían retrasado en taquilla y cabreadísimo con mostros, decía que éramos el peor grupo que le había tocado en su vida. claro, imaginaros que llegáis con 3 personas y os encontráis que falta todo vuestro grupo de treinta y tantas persona, la cara que se le quedaría..., el caso es que en la visita final tenía que llevarnos al gran bazar y nos dejo a medio camino y nos dijo, de aquí todo recto, y se largo. Menos mal que aunque no era todo recto tampoco nos perdimos, pero dios mío que cruz de guía. Que por cierto, aunque llevaba plano como ese día íbamos a coger guía no me lo mire y luego, con la lluvia que nos cayó encima pues no pude ni sacarlo. Imaginaos, una noche oscura y cerrada (no era muy tarde pero estaba todo el cielo negro oscurísimo) y el diluvio universal cayéndonos encima, pues al final no supimos orientarnos y preguntábamos y todo el mundo decía que cogiéramos un taxi. Que al ser español como que lo del taxi te echa para atrás, no vayan a cobrarte un ojo de la cara, pero como la ciudad está en cuesta por las calles no bajaba agua sino ríos. cada vez que cruzabas las calles, y ya os he dicho que ahí el trafico deja bastante que desear, que es como Grecia, que estas cruzando un paso de cebra con semáforo en verde para el peatón y el coche te para a 3 centímetros de ti, lo que les habremos insultado porque el susto que te pegas, que ya te ves atropellado ni os lo imagináis, pues a eso súmale, la noche, la lluvia diluviana y un rio por la calle (cuando bajaba el pie para cruzar me llegaba el agua al tobillo pusiera el pie donde lo pusiera). al final cogimos un taxi y resulto barato, lo cierto es que como pude leer en mis papeles y comprobar más tarde los taxi te cobran por trayecto no por tiempo, así que aunque fuera de noche y lloviera y el atasco q eso forma fuera monumental al estar como estábamos cerca del hotel fue barato. Claro, tv hay taxistas que te dan un rodeíto. Tomamos entre el grupo q formamos ese día de gente q nos conocimos ahí dos taxis, el mío llego bien, el otro tomo el rodeo, claro, fue un poquito más caro, pero como en España nada. y eso me hace cabrearme porque el tema de los taxis en España ya me está cabreando, que cuando os cuente corea veréis que también ahí son más baratos que en España, un trayecto de una hora (que aun encima los coreanos me decían, taxi no, que es muy caro, pues 1 hora hotel- aeropuerto era 20 euros, y en Madrid ir al aeropuerto, que no está a 1 hora, por cierto, me cuesta más. y para recochineo en Zaragoza no hay taxis, aun encima. que cuando vine en tren de tunes por la noche, no había ningún solo taxi en la parada de taxis de la estación de tren (que ahora es la misma q de autobuses) y me pegue casi 1 hora y media esperando taxi, con el frio que hace en enero en la calle. y para colmo, regreso de corea en bus porque ya no había tren y claro, yo llamando a mi familia rogando q me vinieran a buscar y ellos, no que habrá taxis, que se quejaron d q no había, ¿q creéis? q tarde media hora en conseguir un taxi porque la parada de taxis ¡oh sorpresa! estaba vacía. Pues sí que vamos bien a la Expo....aunque esto ya es otra historia, perdonad, es que es hablar de los taxi en el extranjero y acordarme de España, como dicen "las comparaciones son odiosas".
Otro sitio típico para visitar es el barrio de los pescadores, típico para cenar por el movimiento que tiene (aunque yo fui a comer) aunque tienen pescado hay cosas no son típicas de ahí, mucho ojo no vayáis a pedir por ejemplo pulpo que ahí es de importación, que sea un barrio de pescadores no significa que tengan de todo. Como veréis cuando fuimos llovía, para variar. Ya os comente que excepto un día que salió el sol y era fabulo el resto frio y lluvia, horroroso. Para cenar también se puede ir a cenar una de las noches al centro de la ciudad, cerca del gran bazar (que está a dos pasos de las mezquitas santas Sofía y azul) hay un montón de restaurantes con baile, música en directo y hasta donde te hacen la comida en directo. Hay mucho sitios como en el que entramos a cenar y las fotos que veis son típicas de las mujeres haciendo la cena (o comida) y de la música y baile, bueno del baile no saque pero es que es muy igual al de Egipto y ya me pareció muy repetido. Además, para los turistas sin pagar nada te traen velos y gorros de esos que venden de souvenir para pasar un rato divertido y hacer fotos variadas y no es caro. Además no es difícil coger el tranvía si tenéis el hotel lejos del centro porque solo hay un alinea, así es difícil perderse, excepto si diluvia de noche. También os dejo fotos de uno de los sitios que más me gusto que fue la cisterna basílica, entre la mezquita azul y la de santa Sofía, la foto exterior es esa columna rara. Hay varias cisternas en Estambul que se conservan pero esta es una de las pocas o la única subterránea (todo esto fue sin guía, of course, por eso fue mucho mejor). Me encantó la cisterna llena de agua y sus pasillos y columnas, lo que no llego a saber porque no hacía más que caer agua desde arriba. Suponemos que se guarda arriba el gua y luego empieza a filtrase para abajo. Como veréis echan monedas al agua, típico de todos los sitios, y hay unos peces enormes, como en Japón, dan miedo. Sé que solo se ven las sombras pero os podéis hacer una idea y os aseguro que son grandes. Hay una columna verde y decorada de forma distinta a otras que como tiene un agujero todo el mundo mete el dedo y lo gira pidiendo un deseo, como en santa Sofía. Como veréis esta algo desgastada por arriba debido al agua. Luego hay otras columnas que bajo su base tiene dos cabezas de medusa. Estas cabezas de medusas fueron un descubrimiento tardío, estaban limpiando el lodo acumulado en la cisterna y encontraron estas cabezas enterradas bajo el lodo, porque como veis la base de la columna no son las cabezas. No saben de donde provienen y porque están ahí. Dicen de forma de leyenda que como al ver los ojos de medusa se convertía uno en piedra era para asustar a los que intentaran envenenar las aguas peo eso no explica la cabeza inclinada sino la de boca abajo. En la cisterna hay una cafetería donde tomar un té rodeado de una buena vista. La cafetería tiene unos plásticos que evitan que te mojen así que no hay problema con el agua que cae de arriba. Estambul tampoco me maravillo tanto. Son las fotos del mini crucero por el cuerno de oro y el Bósforo. Veréis la zona asiática y la europea de Estambul. Por cierto, la zona europea es más vieja y está más ruinosa que la zona asiática donde ya se ven rascacielos, centros comerciales, tiendas como Zara y es más moderna y nueva. Algo curioso ¿no? también veréis la torre de gelatina, la mezquita de la sultana madre cerca de ahí está el mercado de especias, el puente donde hay varios bares abajo, ahí hay asientos de colores, no sé si los veis en alguna foto, ahí cuando hace buen tiempo se cuentan afuera a tomar café (no probé el café turco la verdad) o té y fumar en pipa. Ah, también veréis un puente, en realidad son dos puentes, lo único que son iguales. No sé qué manía de hacer los puentes iguales si yo no sabía cuando veía uno o cuando veía otro. Y en el barco hacia mucho frio en la parte exterior. También veréis varios palacios y las murallas. Las murallas de Estambul me encantaron, no es tan perfecta pero conservan muchas y tiene un aspecto muy histórico, es fácil ver el aspecto de Estambul en otra época. Bueno, también podéis ver submarinos, yo los vi. Bueno, aquí algunas fotos de las murallas en movimiento de camino al barrio de yeoseup o algo así eran. Este barrio es encantador, típico araba. Hay una mezquita mausoleo de alguien que era cercano al profeta o algo así, no recuerdo bien. Aquí, en la mezquita, sí que hay que cubrirse la cabeza y quitarse los zapatos. Estaban orando pero no les importa dejar pasar a los turistas. Nos encendieron hasta las luces de las lámparas para que tuviéramos más luz. En el mausoleo de enfrente, todo lleno de azulejos, como veréis, había un montón de mujeres y niñas pequeñas con el corean sentadas frente a una tumba. Alrededor de la mezquita está el cementerio, como veis es muy curioso. Las tumbas de las mujeres se adornan con flores, mientras que la de los hombres con los gorros turcos, estos gorros y adornos florales van cambiando dependiendo del tipo persona que era en vida. Por cierto, cuando estábamos donde la mezquita nos ofrecieron dulces y terrones de azúcar para comer. Le preguntamos al guía y dijo que era habitual que 40 días después de la muerte o el nacimiento celebran una fiesta y si no tiene mucho dinero ofrecen dulces a todo el mundo para celebrarlo. Lo de los 40 días desde la muerte es porque se dice que es en ese tiempo cuando se ha desprendido la carne del cuerpo. Como veréis en las fotos, en una de las plazas que rodea la mezquita estaba también llena de tulipanes. Como ya os había dicho les encantan los jardines. Si tener en cuenta los jardines este sitio me gusto mucho, al igual que la cisterna son los lugares que recomendaría ver en Estambul. Alrededor de la mezquita había un montón de tiendas para turista. Pues estando en la plaza de la mezquita coincidió con la llegada de una banda militar que tenía un concierto preparado ahí (me recordaron los tambores de semana santa, precisamente estábamos en semana santa) y el guía nos comentó que habíamos tenido mucha suerte porque no es algo habitual. luego os pongo fotos de la ciudad, no he estado todavía en Budapest pero supongo que igual si tiene algo parecido, cuando hice alguna de estas fotos de camino hacia uno de esos palacios que os mostré antes desde el paseo en barco me recordó a Lisboa, entre el puesto, las colinas con todo casas en la montaña, sin dejar ni un huequecito, de esa forma tan poco cuadriculada, era como cuando fui a cruzar en coche el puente este de Lisboa que ahora no recuerdo como se llama, la vista desde la carretera me dio un deja vu, lo cierto es que subimos a una colina por las vistas pero el día se estaba estropeando tanto que no se veía mas allá de dos pasos, os pongo las fotos de la niebla para que lo veáis. La verdad es que todo el mundo me preguntaba sobre Estambul no pude mostrar mucha alegría, con el tiempo que me hizo lo veía muy gris. Aunque hay sitio que eme gustaron mucho, como la cisterna. Se me ha olvidado comentarlo y es que los pájaros ahí son muy gordos, había cada paloma enorme, se ve que las alimentan bien. Y no solo eso también tenía las gallinas bien gordas y sueltas por ahí. Las de las fotos no estaban tan sueltas pero es que esas pedazo gallinas daban miedo de lo grandes que estaban. Estas últimas fotos son las vistas desde el palacio de verano del sultán, uno de estos palacios que visteis en el paseo en barco. Como veréis tenían una buena vista. Un bazar de bicicleta, son todo bicis, lo único que fue en un autobús en movimiento bajo un túnel y se ve muy borrosa. El resto son las fotos del interior del palacio de verano, que tal y como decía Wen es igualito a los palacios rusos (tuvimos el mismo deja vu). Solo hay cierta diferencia en la sala para orar y los baños, lógicamente. No sé os disteis cuenta en las fotos anteriores pero otra cosa que tiene Estambul son un montón de banderas del país. Como en España no es normal siempre me fijo que países como Francia o EEUU que tiene un montón de banderas del país en todos los rincones o en este caso Turquía. Y lamentándolo deciros que no tengo respuestas a las dudas que planteáis en las otras crónicas, hasta yo tengo dudas que no me han sido resueltas.

Visita: Marzo 2008

Mis imagenes: Pendiente

Información para viajar: Pendiente

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...