Mostrando entradas con la etiqueta 'JAPON. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta 'JAPON. Mostrar todas las entradas

jueves, enero 29, 2015

Kawaguchi~ko: primer viaje a Japón - 2006

Mi viaje, cosas que ver y experiencias:

Tras dejar Matsumoto nos encaminamos con tren cubierto por el JRP a la región de los cinco lagos. Los cinco lagos situados al norte del Monte Fuji son : El Lago Kawaguchi (Kawaguchiko), Lago Yamanaka (Yamanakako), Lago Sai (Saiko), Lago Shoji (Shojiko) y Lago Motosu (Motosuko).

El lago Kawaguchi (13km de circunferencia) es el lago más accesible de todos. La zona noroeste es la más tranquila y ofrece bonitas vista del Monte Fuji. Así que este lugar era el elegido.


Llegamos a Kawaguchi-ko, llamada así porque esta donde el lago kawaguchi (ya comentaba que son muy originales). Nada más bajar de la estación se puede ver el famoso monte Fuji, razón por la que fuimos a Kawaguchi-ko. No podíamos irnos de Japón sin ver el Fuji (y verlo desde el tren no cuenta).

Visitamos el pueblo, que no tenía mucho que ver, excepto el lago. Aunque no es el más grande de los cinco. El pueblo parecía animado pero a eso de las nueve de la noche cuando fuimos a cenar ya no había nada abierto, ni un solo restaurante ni bar, no había ni luz en las calles. Solo encontramos el 7 eleven abierto. Donde compramos patatas y otras cosillas y además sake. Aprovechamos para probarlo en la habitación. El sake huele fatal pero no sabe malo, aunque tampoco bien. Lo que no sabemos es como se pueden emborrachar con eso. Aunque venden botellas más grandes que las que nosotros compramos, así que supongo que será así como se ponen cubas. 



El lago Kawaguchi era casi como la playa a los pies de la montaña. Era tan grande que no hubo forma de rodearlo entero, y tenía varias barcas, un muelle para cruzarlo en barco, y zona para pescar, solo que no era fin de semana ni época vacacional por lo que no había nadie por la zona. Y otra foto típica, la del Fuji con el lago, costó bastante hacerla por las nubes que había, pero al final la espera mereció la pena. Mi amigo Yuta, que es japonés, dice que es muy difícil ver el Fuji despejado. Y lo cierto es que verlo tan imponente a los pies del lago es una bonita postal de la que disfruta la vista.


El hotel era un ryokan (tradicional japonés), este mas que el primero experimentado en Tokyo dado que en la entrada ya tuvimos que descalzarnos, y nos ofrecieron sus zapatillas, esas marrones a las que ya nos acostumbramos. La habitación de estilo japonés tenía vistas al Fuji. Y los baños eran comunes. Aunque a la hora de ducharnos no hubo problemas porque cuando nos levantamos solo estábamos nosotros en pie, así probamos el baño termal. Dicen las guías que no te puedes ir de Japón sin probar un baño termal y casi que tienen razón.

El hotel tenía un ordenador con acceso gratuito a internet, aunque yo no me aclaraba con el teclado japonés. Y los del hotel hablaban algo de español. Algo que siempre encuentras en los hoteles japoneses, ya sean tradicionales como este u occidentales, es la yukata. la yukata es la "bata" que se ponen los japoneses para estar por la habitación. en todos los hoteles estaban sobre la cama para que los usaras. Como os decía la habitación tenia vistas al Fuji.

Y antes de irnos de kagawuchi-ko conseguimos ver el Monte Fuji sin nubes, algo muy inusual. Fue a la mañana siguiente, cuando regresábamos a Tokio, que pude ver el Fuji desde la habitación: fue un gran despertar


Alojamiento en Kawaguchi-ko:

miércoles, enero 28, 2015

Matsumoto: primer viaje a Japon - 2006

Mis experiencias y que ver:


Desde Nagano cogimos el tren, cubierto por el JRP, a Matsumoto.
Vamos a por una pequeña poblacion de unos 200 mil habitantes. Matsumoto tiene interesante por visitar su castillo. Está a 15 minutos a pie desde la estación de tren de JR.

Se llama el castillo del cuervo, y es el segundo mejor conservado de Japón, el primero era el de Himeji, el castillo de la garza llamado así por su color blanco, de igual forma el castillo de Matsumoto es el castillo del cuervo por su color negro. Y es uno de los mayores exponentes del arte hirajiro (castillo construido sobre suelo plano y no sobre una colina o montaña, como el de HImeji).



En el foso y lago que rodea al castillo  (algo típico en los castillos japoneses) había cisnes. Esta vez en vez de ciervos o cuervos, o palomas, o monos, tenemos cisnes. Por supuesto el castillo tiene su típico puente rojo que cruza el foso y te acerca al castillo. Este castillo, al contrario del de Himeji, estaba construido en función de los ataques, así que las ventanas son pequeñitas y las habitaciones simples. Por dentro no había mucho que ver, en Himeji en cambio había alguna armadura o armas expuestas.


No había ningún santuario, ni ninguna exposición dentro del castillo como fue en Himeji, pero la vista por fuera ya vale la pena el haber ido hasta aquí. En los jardines pudimos disfrutar de una exposición de bonsais. Una vez terminada la visita volvimos a la estación de tren a recoger el equipaje y continuar el camino.


martes, enero 27, 2015

Nagano: primer viaje a Japón - 2006

Mis experiencias y que ver:

Tras Kanazawa llegamos a Nagano en tren cubierto por el JRPTardamos bastante tiempo y pasamos mucho tiempo esperando en una estación de un pueblo pequeño esperando al tren de conexión hasta Nagano pero si cogíamos otro tipo de tren, este no estaba cubierto por el JRP. Y si se puede se aprovecha el JRP ninguna gana de gastar dinero, que para eso se tiene. Cogimos el hotel cerca de la estación lo que fue muy útil porque no hay mucho que visitar en la ciudad de Nagano.

Nagano fue sede Olímpica de los Juegos de Invierno de 1998, y lo dejaban bien presente en los cartelitos de las estaciones y en el logotipo de las alcantarillas, si mirabas al suelo como si mirabas a las paredes lo veías.


Aparte de las montañas por las que se hicieron los juegos olímpicos Nagano tiene de interés para visitar el templo Zenkoji. que es considerado un tesoro nacional. La estatua sagrada del templo fue donada por el rey de Corea ante el emperador japonés en el 552, pero nunca fue mostrada al público. Por la mañana alrededor de las 6:00 o 6:30, se lleva a cabo la ceremonia religiosa "Ojuzu-Chodai", a la que  todo el mundo puede asistir. El superior del templo toca  las cabezas de los fieles con su rosario o "Juzu" bendiciéndoles.

Este templo es bastante visitado por los ancianos dado que se dice que el buda de este templo asegura el paso al otro mundo, por lo que las personas mayores suelen visitarlo. Este es el famoso templo que está a 2 km de la estación cuesta arriba (esta en lo alto de la montañita) y que eso se hace en 15 minutos según los japoneses, personalmente me costó media hora llegar, y no tiene pérdida porque es todo recto desde la estación de tren JR. 
Como es costumbre antes de llegar al templo tiene o un tori o la puerta con los guardianes.Las zapatillas que cuelgan atadas de la madera donde está el guardián no sé lo que significan, es el problema de ir sin guía, que se te escapan esos significados.  


Lo típico de Nagano es que todas las casas y calles adyacentes a la zona del templo eran típicas japonesas, muy decoradas y cuidadas y con sus arbolitos cuidados algunas estas son las casitas y templos que hay alrededor del templo principal de Nagano. Lo más fotografiado del templo de Nagano es su hilera de figuras de Buda situadas en la entrada del templo. El templo y el caldero donde purificarse antes de entrar al templo. Y los rincones adyacentes al edificio principal del templo. 

Los helados ahí son muy naturales, me explico, aquí seria normal encontrar helado de chocolate, vainilla fresa, pues ahí no había forma de encontrar esos sabores, eso sí, el heleado de soja estaba en todas partes. Cuando leía en los mangas lo del helado de soja suponía que sería como aquí el helado de turrón, pero es que ahí es casi como que lo más vendido y clásico en helado. Personalmente el helado de soja no me atraía nada, al igual que sus refrescos o el kit kat de té verde.



Alojamiento en Nagano:

lunes, enero 26, 2015

Kanazawa: primer viaje a Japón - 2006

Mis experiencias y que ver:

De Osaka partimos hacia Nagano y por el camino paramos en Kanazawa. El tren de Osaka a Kanazawa lo cubrimos con el JRP.

Kanazawa es un pueblo de la zona interior de Japón, un pueblo típicamente turístico para los japoneses, dado que pocas veces se incluye en el itinerario de turistas que ofrecen los viajes organizados. Kanazawa no tiene elevados edificios de oficinas, ni grandes centros comerciales, ni pantallas de televisión por la calle aunque si tienen comercios occidentales de marcas caras. 

Lo primero que hicimos fue ir a la oficina de turismo (dentro de la estación de tren JR) donde hablaban un perfecto ingles (era extraño) y además nos reconocieron como españoles .Básicamente el pueblo es todo un recorrido turístico por el Japón medieval. De la época Edo para ser más concretos.  Aquí cogimos el ticket para el bus. 

El bus turístico "Kanazawa Loop Bus" conecta la estación de Kanazawa con la mayoría de las atracciones turísticas. Nosotros nos apuntamos cuatro puntos fundamentales para visitar. El coste de un viaje es de 200 Yenes sin tener en cuenta lo lejos que vaya, mientras que el pase de 1 días cuesta 500 Yenes. Los buses salen cada 15 minutos. El bus es muy pequeño, y eramos los únicos occidentales todas las veces que lo cogimos.El bus se toma en la misma entrada de la estación y como es circular no hay confusión para coger otras paradas.
 Web Bus turísticohttp://www.kanazawa-tourism.com/eng/guide/guide3.php


La primera parada es el distrito de Geishas de Higashi Chaya. En este barrio todo son casas y calles como en esa época, cuando los ves te imaginas (si no fuera por la cantidad de gente) que estas en otra época. Si además has visto Ruoni Kenshi, el guerrero samurái pues aun te involucras mas en el parecido de la zona a el de esa misma zona pero en otra época, las calles son iguales a la del anime-manga. Os imagináis a las geishas dentro de la casa, en la habitación superior y a los samuráis y demás gente del pueblo caminando por esas calles, porque aunque originariamente este barrio estaba fuera del pueblo todo el mundo pasaba por aquí. También una antigua casa de Geishas que está abierta al público.


Kenrokuen es la siguiente parada que tomamos, un hermoso y enorme jardín clasificado como uno de los tres más bellos jardines de Japón. Los espaciosos jardines solían ser los jardines exteriores del castillo de Kanazawa, un jardín privado de la familia Maeda. El nombre Kenrokuen literalmente significa "Jardín de las seis Sublimidades".

Kenrokuen dispone de varios estanques, arroyos, cascadas, puentes, casas de té, arboles y flores variados. Lo más famoso del Jardín y de Kanazawa dado que era la foto que salía en la guía turística, es el puente con la linterna al fondo. No descubrimos porque es tan característico y famoso pero todos los japoneses hacían cola para hacerse foto en el puente con la linterna detrás.

El jardín estaba dividido en diversas zonas. En una de las cascadas nos encontramos a unos jardineros trabajando, y les hice una foto porque la imagen también era como viajar a otra época.  Y cerca del jardín conseguí las primeras postales de Japón. Quien me diría que es tan difícil conseguir postales para turistas en Japón.


Luego nos dirigimos al distrito de Nagamachi Korinbo y Katamachi.

Nagamachi es un distrito a los pies del antiguo castillo de Kanazawa donde residían los Samuráis del clan Kaga. El área preserva una atmosfera histórica con sus mansiones samuráis, muros de barro, puertas de entrada privadas, calles estrechas y canales de agua. Como podéis ver esa zona las casas eran diferentes, daban un ambiente más rico y es que los samuráis tenían un status como los nobles. por esos sus casas eran más grandes, con jardines interiores y lógicamente mejores.  

Aquí visitamos la Nomura House que es una elegante mansión samurái con un pequeño bonito jardín abierto al público. Los Nomura fueron una familia samurái de algo rango, que como otras muchas otras, se arruinaron cuando la era feudal de Japón finalizó en el periodo Edo. No permitían hacer fotos en el interior de la casa.


Y la última zona que visitamos después de comer es donde estaba localizada la Ninjadera o Myoryuji Temple.  Esta casa fue construida por el Señor de Maeda y se preparó para un posible ataque al gobierno por lo que se construyo siguiendo el ninjitsu, el arte de esconder y ocultar (Esta casa se le llamaba Ninjadera porque se construyo siguiendo el ninjitsu)

En aquella época solo se podían construir casas de dos plantas pero esta aunque aparentaba dos en realidad tenía tres plantas y diversas zonas escondidas. Además también está llenada de mecanismo, razón por la cuál no puedes salirte de las indicaciones del guía. 
Los japoneses no tiene en gran consideración a los ninjas, dado que se consideraban espías, ladrones y asesinos, por lo que no hay muchos lugares así para visitar en Japón.No se podían hacer fotos en el interior de la Ninjadera.


domingo, enero 25, 2015

Osaka: primer viaje a Japón 2006

Mis experiencias y que ver:


De Miyajima-guchi tomamos el tren a Osaka cubierto con el JRP.

En Osaka primero vimos su castillo y su foso (pero por fuera). Es mucho más grande de lo que nos parecía en un principio, aunque eso explica porque se puede ver aunque estés alejado. Por dentro esta reconstruido y convertido en un museo por lo que no es recomendado que gastes tiempo y dinero en entrar. Como veréis los castillos ahí son diferentes a los castillos en España o en el resto de Europa aunque también se utilizan como fortalezas. Coincidió que el día que fuimos a Osaka había un concierto cerca del castillo y había un montón de japoneses jóvenes haciendo fila y jugando en zancos. Osaka se veía una ciudad más diferente que el resto que habíamos visto en Japón.Se seguía viendo rara en comparación con las ciudades occidentales pero tenía un aire mucho más desorganizado y sucio que el resto. (Esta fue en la única ciudad de Japón donde vi grafitis y un cercanías cutre).  


Aparte del castillo lo que tiene Osaka para ver es el rascacielos Umeda Sky Building: El edificio de 173 metros de altura consta de dos torres principales que están conectadas entre sí por el "Observatorio del jardín flotante" en el piso 39. Lo que une un lado del edificio al otro lado del edificio son escaleras mecánicas. Primeros subes una parte en ascensor, otra parte te lleva de una torre del edificio a la otra torre en escaleras mecánicas y luego subes el resto en ascensor panorámico y la ultima parte la subes con escaleras pero a pie. Desde ahí arriba puedes ver todo Osaka: el puerto, el río, los rascacielos, etc.. 


Arriba también hay una cafetería donde tomar algo con vistas a la ciudad, nosotros nos tomamos algo mientras veíamos anochecer. Coincidió que había una fiesta cubana en la cafetería así que vimos anochecer en Osaka con música en español. Las vistas son espectaculares y es muy recomendable subir hasta arriba. Y en la planta sótano hay un restaurante que esna réplica de una calle japonesa de comienzos del periodo Showa. Cerca del rascacielos había un centro comercial donde iban dando propaganda atraves de los altavoces tanto en japonés, como en ingles, como en español.  


El Osaka nocturno es lo más famoso para ver. La zona del puente eibusu es la más concurrida, hay muchos puestos de pez globo por la zona (muy popular en Osaka), mucha gente y varios edificios comerciales con mucha iluminación y decorados.  Luego está el barrio de Amerika Mura, que pretende ser una copia de un barrio americano pero con la idea que tienen los japoneses de lo que es eso (que no tiene nada que ver, solo ver la foto). Pero la zona más concurrida es la del puente, aunque casi ni llegas a ver que hay un río porque todo está cubierto por edificios sobre el río. Como salimos de bares por Osaka (ahí o hay pubs estilo ingles o hay discotecas), unos nos preguntaron por una disco y resultaron ser de EE.UU., Colombia, Argentina e Italia y estaban ahí estudiando en la universidad de Osaka algo estilo Erasmus pero japonés.


Alojamiento en Osaka:

sábado, enero 24, 2015

Miyajima: primer viaje a Japón 2006

Mis experiencias y que ver:


De Hiroshima salimos hacia la Isla de Miyajima para visitarla antes de continuar nuestro viaje a Osaka. 

En Hiroshima tomamos la línea 2 del tranvía que nos lleva hasta Miyajima-guchi.
De  Miyajima-guchi solo vimos el camino de la estación al ferry, pero en una de las calles no había paso de cebra sino un paso subterráneo. Que estaba inmaculado de limpio, era un paso con baldosas, y cuadros de arte adornando las paredes, impecablemente limpio, y hasta tenia ascensor (en buenas condiciones y limpieza).

En  Miyajima-guchi cogimos el ferry para llegar a la isla de Miyajima. Hay dos compañías que operan ferris JR y Matsudai. El Japan Rail Pass es válido en los ferris JR. Lógicamente mostros cogimos el ferry cubierto con el JRP.

El trayecto en ferry es bastante corto, desde el ferry se puede distinguir el famoso tori. El tori es la puerta al templo. Es famoso porque cuando esta la marea baja (cuando llegamos estaba baja) se pude ir andando hasta el tori desde el templo, cuando sube la marea (cuando nos íbamos) el tori y el templo están rodeados por el agua de mar y el tori parece surgir del mar.



El santuario de Itsukushima del que forma para el tori le da nombre a Miyajima que se traduce como isla santuario.El templo estaba en obras pero nos encontramos con una boda. La fotografía de boda fue alucinante.  El fotógrafo colocaba la posición de los pies, las manos y la ropa de los invitados, la posición de las mangas. Si se movía un dedo, el fotógrafo para, no hacia la foto y decía a sus ayudantes como colocar la posición del dedo. En el templo hay pequeños caminos que llevan alrededor de la entrada, y si lo visitas con la marea lata puedes pasear por el templo mientras miras hacia el mar. Nosotros estuvimos con el agua baja y las vistas eran solo arena pero con lo de la boda nos cruzaron bastaste sacerdotes ataviados llamativamente.


El Monte Misen es el pico más alto de Miyajima y se puede subir hasta su pico en teleférico, nosotros hicimos un trecho del camino andando por la montaña donde, se supone, hay monos en libertad.  Pero aunque no vimos monos encontramos puentes, cascadas, ríos  y demás naturaleza que creaban un bonito paisaje.  


Al igual que en Nara en Miyajima los ciervos caminan con toda tranquilidad por la isla. También hay una pagoda junto al templo que se puede visitar.
Por la isla la comida era todo pescados y mariscos, pero muy barato, aunque a mí no me van as ostras el resto del marisco sí, y estaba a muy buen precio.
Había bastantes turistas americanos por la isla, lo que es resaltable porque no era normal ver a turistas occidentales en abundancia. Mis padres durmieron en Miyajima y se ilumina el templo y el tori, que con la marea alta resulta una estampa mucho más llamativa.


viernes, enero 23, 2015

Hiroshima : primer viaje a Japón - 2006

Mis experiencias y que ver:



Tras parar en Himeji para ver su castillo tomamos el tren con el JRP de camino a Hiroshima, donde pararíamos a ver la ciudad y a pasar la noche.Hiroshima parece una parada obligada, aunque no estuvimos mucho tiempo ahí. 

En Hiroshima utilizamos el tranvía. El tranvía tiene dos lineas, la 2 y la 6, desde la estación de tren del JRP hasta el parque de la paz, y otras 7 líneas por toda la ciudad. El tranvía tiene sus puertas de entrada en la parte de atrás o en la parte central, mientras que la puerta de salida es por delante. No se coge billete, al igual que en el bus, sino que al bajar pagas el dinero efectivo en la maquina que cuenta las monedas (situada en la puerta de salida) y si no tienes cambio para el efectivo hay un revisor con un monedero colgando, que si lo llamas se acerca te ofrece el cambio para pagar el billete en la maquina.
Web tranvia Hiroshima: http://www.hiroden.co.jp/



El parque de la paz es enorme, se construyó en el epicentro de la explosión atómica., en su terreno se encuentra el museo de la paz que tiene dos edificios, el museo repasa la historia de Hiroshima y el lanzamiento de la bomba nuclear. También tiene varios monumentos como el monumento conmemorativo de la paz de los niños y el Cenotafio por las víctimas Koreanas.

En el parque se encuentra también el Monumento a la Paz de Hiroshima que es uno de los pocos edificios que se mantuvieron en pie tras la caída de la bomba atómica. Este edificio era una fábrica que estaba a unos metros del epicentro de la bomba que conserva su cúpula al descubieto. Es lo más característico de Hiroshima, ciudad famosa por la bomba atómica. 



Entre el Museo y el monumento a la Paz está el Cenotafio en honor de las víctimas de la bomba. El cenotafio es una tumba abovedada para aquellos que murieron a causa de la bomba. Debajo del arco hay un cofre de piedra que sostiene un registro de estos nombre.

El resto de Hiroshima es al estilo de Osaka muchos edificios y tiendas, pocas casas de estilo japonés y un castillo reconstruido que por dentro es un museo. Aquí ya se empezaban a ver las pantallas de televisión que se localizan en los edificios centrales, en Osaka también había unas cuantas. Retransmiten música, o programas, y a veces eran más interesantes que la tele normal. 


Excepto algún drama la tele japonesa es muy mala, no me la esperaba así. Son programas de entretenimiento y humor que no sé si es porque son en japonés pero no los entendíamos. El tiempo nunca acertaba (si decía que iba a llover, hacia sol, si decía que haría sol, llovía), los programas se subtitulan todos en japonés, también los de música subtitulan las letras de las canciones.

Y luego estaban los dramas, que son las series de televisión japonesas, algunas  son muy malas, otras eran más estilo culebrón (una que echaban por la mañana era de una chica japonesa poco después de la guerra mundial) y bueno, diferentes intrigas familiares, como los culebrones, y otras series estaban algo mejor, normalmente las que estaban basadas en manga y se las curraban un poco más, lo viernes me veía Kurosagi, que está basado en un manga y es de un estafador que perdió a su familia por culpa del engaño de unos estafadores, así que se convirtió en un estafador de estafadores.  




Alojamiento en Hiroshima:

jueves, enero 22, 2015

Himeji: primer viaje a Japón - 2006

Mis experiencias y que ver:

Salimos de Kioto con destino final Hiroshima donde pasaríamos la noche pero antes pararíamos en un sitio antes: Himeji. Todo el recorrido de Kioto a Himeji lo cubrimos en tren con el JRP.
Himeji es famoso por su castillo, llamado de la Castillo de la garza real blanca por su color blanco, aunque para apreciar su color debe hacer un día de sol, pero para variar a nosotros nos diluvió. Y es uno de los cuatro castillos en Japón considerado como tesoro nacional.
Desde la estación de tren de Himeji el castillo está a 15-20 minutos a pie por calle Otemae-dori (es una gran avenida, no hay perdida) y que lleva directamente al castillo.


Los castillos, al igual que por aquí, se construían en la parte más alta para dominar el territorio de alrededor. En realidad el castillo solo tiene cinco plantas aunque parece mucho más alto debido a su construcción en la zona más alta de la ciudad.  Desde las murallas que rodean el foto hasta donde está el edificio del castillo hay varios metros de subida en cuesta. 

Lo primero que hay siempre antes de llegar al castillo es el foso. Una vez superado el foso te encuentras con un montón de escaleras, cuestas y caminos por los que puedes perderte durante horas (afortunadamente estaba señalado el camino al edificio del castillo). Este lío de caminos se creaba para dar confusión y despistar al enemigo si llegaba hasta ahí. Hay un montón de puertas y pasadizos, de poca altura, pero así te acostumbras a bajar la cabeza porque lo necesitaras para más adelante. 

Cuando por fin alcanzas la base del edificio esta está a una gran altura sobre el suelo. El edificio no tiene muchas plantas pero hasta alcanzar la primera planta ya hay que subir un trecho. Por supuesto debes descalzarte si quieres entrar, hay zapatillas para llevar, o puedes ir descalzo o en calcetines. también hay bolsas de plástico para guardar los paraguas y que el suelo no se estropee. 


El castillo por dentro tiene salas espaciosas, todas de madera impecable (no hay ningún grabado en ellas hecho por turistas o adolescentes...) aunque las escaleras de madera son muy estrechas y empinadas. Siempre encontraras carteles con aviso de cuidado la cabeza porque el techo esta muy cerca del suelo, sobre todo en las escaleras.  Para subir tienes que subir las rodillas hasta el pecho y bajar la cabeza hasta tocar la rodillas, y bajar es mejor hacerlo al revés, es decir, de espaldas como has subid. Las hacían así para que nadie pudiera subir corriendo la escaleras, previendo si el atacante llegara a entrar dentro de la fortaleza. 


Las ventanas son pequeñas, pero curiosamente dan luz suficiente dentro de las salas.Los tejados los japoneses suelen adornarlos con unos peces, más concretamente son carpas, y carpas de ese mismo tamaño encontrábamos en todos los fosos y estanques. 

En lo alto del castillo solo hay una especie de "altar" y ventanas muy pequeñas. Como además está cubierto ni siquiera se tiene una gran vista como en las torres de los castillos españoles.

En las salas se pueden ver colección de armas y de armaduras japonesas.


miércoles, enero 21, 2015

Nara: primer viaje a Japón - 2006

Mis experiencias y que ver:


Durmiendo en Kioto hicimos una excursión de un día a Nara. Como los trenes ahí recorren kilómetros en poco tiempo las excursiones de este tipo son rentables (aprox. 1 hora de recorrido). Esto lo hicimos con el JRP que nos cubría el trayecto.

Nara es conocido por su parque y sus ciervos. Ahí los ciervos son casi como las vacas en la India, los ves paseando por la calle con tranquilidad y los tienen de amaestrados. Aunque casi todos los ciervos se encuentran en la zona del parque. 

En Nara no vayas a información. Nosotros fuimos y de templo importante a templo había 15 minutos según la de información. Bueno... pues de eso nada, afortunadamente fuimos en autobús. No sé por qué motivo o a qué velocidad andan los japoneses pero siempre que preguntábamos la distancia hasta un sitio nos decían que 15 minutos. Claro, los 15 minutos será para ellos porque nosotros siempre tardábamos más. El único día que tarde 15 minutos fue a la vuelta del templo de Nagano, aunque ha de constar que a la ida no tarde 15 minutos sino mas, igual soy muy lenta. pero según la distancia de la estación al templo (venia anotada en el suelo) era de 2 km, cuesta arriba porque era una montaña ¿en 15 minutos? pues no, cuesta abajo aun pero cuesta arriba no. a todo decían 15 minutos y nunca tardábamos los famosos 15 minutos. El caso es que de la estación os recomiendo que cojáis el bus hasta el parque que os ahorrara tiempo y cansancio. 

Nosotros cogimos el autobús que lleva hasta el parque de Nara desde la estación de tren (no recuerdo el número pero se puede preguntar en Información y Turismo de la estación). Si se quiere también se puede coger un bono, que ne nuestro caso no resultaba rentable.
Información sobre bonos de autobús en Nara: 
http://www.narakotsu.co.jp/language/en/index.html



Nara Park es un parque grande en el centro de Nara. Es la ubicación de muchas de las atracciones de Nara incluyendo Todaiji, Kasuga Taishay Kofukujita. El parque es la residencia de cientos de venados que vagan libremente. Considerados mensajeros de los dioses en Shinto, los venados de Nara se han hecho un símbolo de la ciudad y han sido designados unos tesoros nacionales.A parte de los ciervos y la amplitud del parque no hay nada resaltable al respecto.

Nuestra primera parada importante fue el templo Todai donde está la estatua de Buda más grande de Japón. A las puertas del templo están las estatuas de los guardianes (como en todos los templos budistas) que también eran gigantes. La estatua del buda gigante. Esta acompañada por varias estatuas gigante aunque pequeñas en relación con el Buda más grande de Japón: el parque tenía sus lagos, sus cuestas, sus llanos de hierba donde comer, el cerco llano donde estaban los ciervos en manada. 

Fuimos hasta el santuario Kasuga, está en restauración pero aun así pudimos ver las cientos de linternas que ahí tiene. Durante el 3 y 4 de febrero y el 15 de agosto las encienden e iluminan todo el bosque. Aquí podéis ver una pequeñísima parte de las cientos de linternas que rodean el santuario.



De ahí marchamos al templo Kofuku donde se encuentra la segunda pagoda más alta de Japón y donde para varias unos estudiantes japoneses nos pidieron que nos hiciéramos una foto con ellos (Empezamos a coger complejo de famosos).

En Nara, como hay tantos ciervos están los puestos con galletas para ciervos (como en Zaragoza las palomas, ahí los ciervos). A nosotros unos niños nos dieron unas galletas y creo que nos explicaron como dárselas a los ciervos, nos hablaban todo en japonés así que no sabemos que decían, pero les encantaba acercarse a nosotros y hablarnos. Debíamos ser bichos raros por ahí.
Las galletas, uno levanta el brazo, el ciervo se queda entonces quito y mueve la cabeza de arriba a abajo, entonces tu le acercas la galleta para que la coma. Como veréis en la foto son unos avariciosos y algo tonto porque aunque no tengas galleta como te vean levantar la mano ya están pegados a ti (me pasaba cada vez que iba a hacer una foto). 



Si sales del parque de Nara lo que hay que ver es Naramachi, donde encuentras cientos de calles sin nombre al puro estilo del manga japonés, y todas sus casitas bajas de madera. Muy típico japonés. El problema es que seguro te perderás entre las calles. 

Afortunadamente preguntamos a un japonés que iba en bici que nos hablo todo en japonés, pero al estilo de los mangas nos dibujo un plano para llegar desde donde estábamos a la estación. En los mangas es muy habitual ver a los protagonistas que les dibujan planos de cómo llegar, la razón es porque en Japón no suelen poner nombre a las calles por lo cual si quieres llegar a un sitio nuevo te tienen que dejar un plano o dibujarte uno. 

Siempre que preguntábamos como llegar a un sitio nos dibujaban un plano (y no nos perdimos siguiéndolos). Lo complicado supusimos que sería el trabajo de cartero porque como las calles no tienen nombre... 


martes, enero 20, 2015

Kyoto: primer viaje a Japón - 2006

Mis experiencias y que ver:

A Kyoto/Kioto llegamos nuestro segundo día de noche en tren con el JRP desde Hakone, tas haber parado para una visita. Por lo que no vimos más allá del metro que nos llevo hasta nuestro hotel y la tienda de bolsos de deporte de enfrente del hotel porque justo se me rompió el bolso y al día siguiente teníamos un largo itinerario por delante.

Ahora, os voy comentar mi recorrido por Kyoto, la ciudad más tradicional y turística de Japón. "El Toledo japonés". Kyoto se puede dividir en cuatro zonas, las recomendadas por las guías si tienes poco tiempo es la zona norte y este. 


La forma más fácil de moverse por Kioto es el bus, con los buses llegas a todos los sitios de interés. Así que nosotros fuimos en autobús, aunque creo también se puede ir en metro pero pilla más alejado. Es aconsejable siempre pedir el mapa de las líneas de bus ya que te indica todos los templos y lugares de interés para visitar dentro de la ciudad de Kioto.

Mayoritariamente entras al bus por la puerta de atrás y te bajas por la de delante, en el único sitio donde no era así fue en Nara. 

El caso es que subes por atrás al bus, que son como los de aquí, aunque ahí te van avisando de las paradas tanto por megafonía como en letrero tanto en ingles como en japonés, lo que un occidental ignorante como nosotros agradece. 

Cuando vas a bajarte te acercas a la puerta de salida, donde está el conductor y vas echando el dinero exacto del billete dentro de la maquina que tienen ellos ahí. La maquina la cuenta y te deja pasar. El conductor no hace nada. También puede ser que no tengas el dinero exacto, pero no hay problema, las maquinita es muy lista, tiene la opción para que introduzcas las monedas te da el cambio para que pagues el billete exacto o introduces el billete y te da cambio para pagar el billete exacto. No te da ningún billete, claro. 

También puedes sacar una tarjeta de varios viajes, en este caso ya si tienes que pedirlo al conductor, en el resto de los casos es como si el conductor no estuviera. Esta máquina es muy curiosa.

El precio son 220 yenes por trayecto pero venden unas tarjetas con las que puedes coger todos los buses que quieras durante un día por 500Y , entonces con que hagas 2/3 viajes en bus al día ya te compensa y la mayoría de días haces más que eso. 

http://letsjapan.net/wp-content/uploads/2013/09/kyoto_bus_map_en.pdf



Nosotros empezamos por el Norte, concretamente con el templo más alejado de todos pero también el más visitado, el Kinkaku o Pabellón de Oro
La postal típica de Kyoto es la del pabellón de oro, que reluce mucho más si hay sol (a nosotros nos pillo la lluvia). El pabellón de oro, su nombre es debido a que esta todo cubierto de Oro. Kin significa oro. Después una foto donde se ven a las japonesas, con su kimono o con el traje escolar, aparte de los jardineros allanando el camino de piedras.

Después nos acercamos en bus hasta el templo de Plata o Ginkaku, Gin es plata. 
Este templo no está recubierto de plata porque se quedaron sin este material durante su construcción debido a la guerra. Aun así el Ginkaku tiene el atractivo de sus jardines. Localizado en la ladera de un montaña sus jardines y lagos van ascendiendo hasta poder contemplar Kyoto desde lo alto. 

Como podéis ver ahí conservan sus árboles: Estos jardines también combinan con el tradicional jardín de arena, que para haber llovido estaba muy bien conservado. Después fuimos por el Camino de la Filosofía, recomendable en primavera y otoño paseando tranquilamente desde la parte alta de la ciudad, junto a un rio (por cierto, muy limpio todos los ríos de ahí) se va llegando a distinto templos. 

Nos paramos en el templo honen recomendado por los alrededores del templo y toda la vegetación que lo rodea, en medio de la montaña. Por cierto, lo que rodea todo el suelo no es hierba sino musgo. No sé si alguno ha visto como los chinos van transportando a la gente en carros que llevan ellos mismo, los japoneses también lo hacen, pero no mucho o por lo menos solo he vislumbrado esos carros en zonas de turistas


De ahí fuimos pasando varios templos hasta llegas al templo Nanzen. Un templo altísimo (no cabía en ninguna foto) con diversos edificios adyacentes que pertenecían al templo. Las columnas y las puertas resultan grandísimas en comparación con las personas. Parecían hechas para un gigante. Este es el caldero que saca incienso  donde los japoneses se purifican antes de entrar al templo. Aquí tenían un acueducto porque por la montaña discurrían diversas cascadas. El templo desde dentro era como en las películas o los mangas, salas con paneles de madera y papel y dentro las paredes decoradas de color, suelo de madera, y unos jardines de arena alrededor.

De aquí al siguiente templo nos perdimos, entonces, a una mujer que pasaba le preguntamos (la calle estaba muy solitaria) y con gestos nos señalaba la dirección (ella no sabía ingles, nosotros no sabemos japonés). Nos dijo que esperáramos y se metió a una tienda. La mujer de la tienda y ella salieron y nos explicaron (todo esto con gestos) como llegar. Llegamos sin problemas, al parecer los japoneses esto de guiar a base de signos (dcha, izda, recto) lo llevan muy bien, supongo que será por eso de que las calles no tienen nombre, lo que dificulta bastante la orientación. De camino al siguiente templo pudimos ver un partido de beisbol. Ahí el beisbol es el deporte más importante (también cuenta el judo y el sumo) tiene un canal en la televisión solo para ver los partidos de beisbol japoneses. También hay muchos mangas y animes sobre el beisbol. Y hay muchos campos de beisbol por Japón.


Al llegar pudimos ver el tori gigante, por el cual pasan autobuses y camiones sin problemas. Un tori es solo una puerta, normalmente esta junto a un templo. Este está frente al santuario Heian. El resto de tempos eran budistas, este, en cambio, es sintoísta. Aunque lo más importante de este templo son sus jardines. las zamburguesas ¿alguno ha visto humor amarillo? Es muy habitual ver a las japonesas con sus trajes tradicionales, pero no tanto a los japoneses. 



El Kyoto se llegan a ver tantos templos en un día que se pierde la cuenta, hay algunos muy famosos, que tienen algo para no perderlos y luego hay otros pequeños, que pueden dar pequeños detalles espaciales, como al jardinero preparando el jardín, o casitas muy decoradas. 

Japón es un país de turismo nacional, y eso es algo que se ve muy bien en Kyoto, "es como en los mangas" miles de escolares van de excursión. Lo curiosos es que nosotros éramos lo "curioso" para ellos. los críos péqueños nos saludaban y nos decían Hello, y los estudiantes de instituto se nos acercaban a hablar ingles y hacerse fotos con nosotros. d¡Debía ser un trabajo de la escuela pero no había forma de librarse. Aquí os muestro las fotos que nos hicimos con los escolares. Los primeros que se nos acercaron nos dieron una bolsita de te japonés con su nombre y su dirección de correo electrónico. Como podéis ver, eso es disciplina y lo demás son tonterías.


En Kyoto pudimos ver algo muy común de Japón: las bicicletas. Los japoneses van con una velocidad y habilidad con las bicis asombrosa. Van en bici con rapidez mientras van hablando por el móvil o con el paraguas en la mano, o con varios pasajeros subidos atrás. Parece una tontería pero verlos ir en bici es increíble. supongo que deben estar acostumbrados. Aunque cuando estaban las bicis estacionadas, por supuesto, las dejaban sin candado. 

Las riveras de los ríos, son como en los mangas (ya os dije que utilizaba esta frase mucho) no sé si alguno ha leído el manga Bateadores o ha visto alguna serie de anime pero los ríos siempre salen con sus cuestas de piedra y los jóvenes se sientan ahí solo o en grupo. Pues así lo hacen en la vida real de Japón. aunque eso sí, las riveras están impecables. Los cementerios ahí no difieren mucho de los cementerios de aquí. Sus tumbas son iguales, en cuanto a que son todas columnas que hacen de nuestras lapidas. 

En Kyoto el cementerio es enorme y cubre la cuesta al lado del monte que sube hasta el templo de kiyinuzera. Lo que me pareció mas curioso es lo que vi en mis viajes en tren, y es que entre medio de los campos de arroz podías ver trozos de tierra con tumbas. Es decir, en mitad de sus campos de arroz, su propio cementerio. 


En Japón los taxis son todos diferentes, la cuestión es que dependiendo de la compañía a la que pertenezcan son de un color o de otro, o en su defecto llevan una luz u otra. en Kyoto por ejemplo unos llevaban los corazones, otros los tréboles, otro un elefante, etc. Los conductores, por supuesto, llevaban guantes blancos y gorra, las puertas traseras se abren automáticamente, por lo que aunque el viajero este cargado no tenga problemas para entrar al taxi. y llevan sus aparatos para cobrar con tarjeta, porque ahí el taxis es muy caro. 

Las calles donde se encuentra el mercado o las tiendas y centros comerciales están todas cubiertas, a lo que encontramos mucho sentido con la lluvia que nos cayó durante nuestra estancia en Japón. Pero lo más curiosos era encontrar entre medio de tiendas de ropa de moda un pequeño templo, que había quedado atrapado en medio de la vorágine consumista, y que se conservaba perfectamente. 


Por supuesto, aunque no lo he comentado, en todos los templos y castillos japoneses hay que entrar descalzo. En realidad dejas tus zapatos en una estantería y te calzas unas zapatillas para visitar el templo o el castillo, pero a mí siempre me venían pequeñas así que iba descalza, que tampoco pasa nada. Excepto que la madera a veces te hace daño los pies. Por supuesto los zapatos no se los llevaba nadie. Otra de las cosas curiosas de Japón son los cables de la electricidad, que ya sé que son como en los mangas, pero que resultan chocantes. 


Los japoneses viven en casitas bajas. al menos la gran mayoría. en cambio son en los edificios altos donde trabajan. En estos edificios no solo hay oficinas, hay también tiendas, karaokes, centros de videojuegos, bares, clubs, etc. De día rodeado de tanto publicidad puedes no darte cuenta (hay publicidad en todos los rencores que pienses) pero de noches los letreros de los edificios te informan de que tienes en cada planta del edificio, planta 1 Flamingos, planta 2 conejitas, planta 3 Pub irlandes Flagherty, etc. Es una solución a la falta de espacio, aunque el único problema que le vimos es si te equivocas de planta y te metes donde no pensabas.


En Kyoto (y pese a la lluvia que nos cayó encima) visitamos varios templos. El lugar más tradicional de Japón es Kyoto, hay muchos templos y jardines tradicionales, y el barrio de las geishas. Al día siguiente recorrimos la zona Este. 

Solo visitamos dos templos en la zona este. el templo kiyinuzera que está en lo alto de una montaña, en un acantilado. se dice que algunos japoneses han ido ahí a suicidarse tirándose desde lo alto. el templo dicen que se construyo sin un solo clavo. como podéis ver en la foto lo que hicieron fue encajar los troncos de madera. En este templo también se encuentran las rocas del amor. se dice que una persona demuestra su amor verdadero a su pareja si es capaz de andar de una piedra a otra con los ojos cerrados. teniendo en cuenta que el templo estaba lleno de japoneses, la probabilidad de conseguirlo era bastante difícil. También está la leyenda de las tres fuentes, al final del camino el viajero se encuentra con tres fuentes, se dice que una da salud, otra riqueza y otra posición social. El viajero solo puede beber de una, por lo que al llegar a este punto tiene que elegir. 



Después fuimos al templo de 115 metros, es el más largo de Japón. Dentro hay 1000 figuras de no recuerdo que diosa y una figura grande de Buda. Dentro no se podía hacer fotos así que no tengo fotos que mostraros del interior. 


Y por la tarde, con la lluvia cayendo con fuerza visitamos el barrio de Gion, donde las casitas son más tradicionales y suelen salir las geishas y maikos. Aquí entramos a un espectáculo donde vimos una. las meiko bailando. Las marionetas japonesas. estas marionetas son llevadas por diferentes personas, que se visten de negro para que no se las distinga del fondo.





Alojamiento en Kyoto:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...