Paseo por la Plaza España de Sevilla - España

Paseo por la Plaza España

Tras la demostración de duelos de la época nos dirigimos en grupo a dar un paseo por la Plaza de España de Sevilla, algo muy de la época eso de pasear para ver y ser visto. El lugar estaba justo al lado del Casino por lo que no tuvimos que andar mucho para llegar a la plaza. Debido al calor veraniego (si, no estáis leyendo mal, treinta y siete grados para mi es calor veraniego aunque sea 30 de octubre) y siendo casi las dos de la tarde, la plaza no tenía mucha gente y la que había estaba, sabiamente, a la sombra. Tal vez porque hacía mucho calor el primer lugar al que nos acercamos fue la fuente central, cuando te acercabas a ella el ambiente era refrescante y una vez allí nadie se quería mover. Tampoco es un mal lugar para poder observar a las damas lucirse bajo las sombrillas, a los caballeros acercándose a ellas, o a otras tantas parejas abanicándose, o discutiendo a donde dirigirse a continuación. Pese a que habían pasado veintitrés años desde la última vez que estuve en Sevilla recordaba perfectamente donde se encontraba el mural de Zaragoza y cuando un caballero de ahí me preguntó si nos acercábamos ahí no tuve muchas dudas en señalar la dirección que teníamos que seguir. Y ciertamente cuando llegamos vimos que había acertado y que el mural de Zaragoza estaba donde yo había indicado. Tras verlo (y hacer la fotografía de rigor, aunque sea algo anacrónico de decir) marchamos de Zaragoza hacia Madrid para hacer lo mismo por otra compañera de ahí. En nuestro paseo nos dimos cuenta que muchos de los españoles había decidido hacer eso de ir cada uno a la provincia de donde era, y saludamos a algunos durante el paseo de un sitio a otro. La plaza de España de Sevilla es un lugar tan bonito que un paseo por ella siempre apetece, algunas parejas decidieron coger una barca, el caballero remaba mientras la dama sujetaba bien la sombrilla para protegerse del poderoso sol. Luego regresamos para cruzar uno de los puentes mientras charlábamos animadamente y vimos a una de las parejas cruzar bajo el puente con su barca de remos. Me repito, ya lo sé, pero la plaza de España de Sevilla es un lugar tan bonito para pasear y lucirse, para ver y ser visto, que creo que todos nos entretuvimos más de lo necesario. Afortunadamente las damas íbamos con las útiles sombrillas de la época, el mejor invento para protegerse del sol de esas horas. Como el calor era insistente y ya era la hora de la comida, nos despedimos y terminamos el paseo para dirigirnos cada uno a su alojamiento para lugar ir a comer. Hacia el final un extranjero nos preguntó algo, pero no sobre nosotras o nuestros trajes. Debía ser de un país donde encontrase bastante gente vestida así no lo considera un espectáculo de circo o bien tenía una buena educación, la verdad es que fue muy agradable poder conversar con una persona sin tener que sentirse acosado (o que te digan en la distancia que vistes como una novia gitana).

Visita: Octubre 2017

Mis imágenes: España - Recreaciones V - Regency Ball Sevilla  

Imágenes oficiales de Aurolies: Pendiente de salir

Información para viajar: Maria de Melo Collection

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jerusalen - Israel

Monte Tabor - Israel

Cazadores Oscuros: Nueva Orleans