Las murallas de Jerusalén

No puedo recordar desde hace cuanto tiempo quería viajar a Jerusalén, pero es uno de esos lugares que siempre han estado presentes en mi lista de lugares pendientes. pero también es uno de esos lugares al que no podía decir que me iba sin que causara un alboroto familiar.

Tristemente, tras los continuos atentados por Europa, a mi madre le aprecio más seguro que viajara a Israel que a otro sitio, así que por fin pude cumplir el sueño de pisar la ciudad santa.

Aire de montañas, cristalino como el vino, y olor a pinos, llevado por el viento del atardecer con sonido de campanas y al descansar el árbol en la piedra, presa de su sueño, la ciudad se encuentra sola y en su corazón una muralla.

Jerusalén de oro y de cobre y de luz, oh!, de todas tus canciones soy violín.

Han secándose los pozos de agua, la plaza del mercado está vacía, y no hay quien guarde el Monte del Templo en la ciudad antigua y en las cuevas en la roca laméntense los vientos, y no hay quien baje al Mar Muerto por el camino de Jericó.

Pero al venir hoy a cantarte y a adornarte con coronas, soy el menor de tus hijos y el último de los poetas porque tu nombre quemaría los labios como el beso de un ángel, si te olvidase Jerusalén, Jerusalén de oro.

Hemos regresado a los pozos de agua, al mercado y la plaza, el shofar vuelve a sonar en el Monte del Templo en la ciudad antigua, y en las cuevas en la roca miles de soles brillan, bajaremos nuevamente al Mar Muerto por el camino de Jericó.


Por la noche nos acercamos a las murallas, y el guía nos dio vino y una"oración" en hebrero, para celebrar estar ante las antiguas murallas de Jerusalén, que tienen miles de años de historia que contar, celebrando el poder estar ahí enfrente cuando hay tanta gente que no ha podido cumplir el sueño de verlas antes de morir.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia

Paseo en dromedario por Douz - Tunez