Ek-Balam - Mexico

Ek- Balam

Salimos en excursión hacia Ek-balam con la misma empresa con la que tuvimos la excursión sorpresa de Cobá. De camino a Ek-Balam pasamos por una autopista que según nos cuenta el guía es de nueva construcción y no tiene cobertura telefónica (cosa que comprobamos y es cierta, desde que se recoge el ticket hasta que se paga el peaje no hay cobertura de teléfono). A los lados de la autopista tenemos la selva, algo que me sorprendió mucho en la rivera maya fue que en cuanto entramos a estos dos estados de Rivera Maya y Quintana Roo las carreteras están rodeadas por selva, lo que está muy bien porque significa que conservan como pueden la selva, lo que teniendo en cuenta la cantidad de turismo que tiene esta zona de México, no debe ser fácil. Cada pocos metros había cuerdas que cruzaban la autopista de un lado de la selva al otro lado de la selva, el guía nos explicó que no eran cables de luz sino puentes para monos, dado que la autopista es nueva para evitar que los animales como los monos que van moviéndose por las ramas y no por el suelo no sufrieran el cambio construyeron esos puentes de curdas cruzadas formando puentes para que los monos fueran de un lado de la selva al otro, y ciertamente si uno se fijaba de cerca no eran cables sino cuerdas. Lógicamente no vimos ningún mono pero es también considerable ese detalle por intentar mejorar sin hacer mucho daño a la fauna que te rodea. Nuestro regreso por esa autopista fue una aventura interesante, toda una anécdota que contar, pero eso ya os enterareis en la entrada del cenote maya, dado que el día consistía en visitar Ek-Balam y luego el cenote maya. Llegamos a Ek-Balam y estábamos prácticamente solos. Ek´Balam es una palabra de origen maya que significa jaguar negro o lucero jaguar, no sé sabe exactamente porque no se conserva recuerdo oral y en maya lucero y jaguar se escribe igual, aunque se pronuncia diferente. El acceso te lleva prácticamente a una zona que en su momento tuvo una muralla y entradas desde los cuatro puntos cardinales, aquí encontramos un gran arco de entrada al estilo puuc, que se encuentra tan bien conservado que es fácil pensar que es el arco de una iglesia. En el lateral de este arco se encuentran dos edificios principales rodeados por dos plazas. Siguiendo las indicaciones del guía pasamos de los edificios y caminamos por el lateral izquierdo del arco siguiendo un camino entre la selva frondosa que nos lleva hasta la Acrópolis. La Acrópolis se compone de tres cuerpos con una escalinata central y pequeños cuartos distribuidos a los lados de la escalera. La mayoría de los cuartos interiores tienen estelas decoradas. Subimos hasta arriba de la Acrópolis, que dadas las escaleras que ya habíamos estado subiendo, nos resultó poco esfuerzo. Desde lo alto de la Acrópolis se pueden ver dos de los edificios principales de Ek-Balam y su plaza, rodeados de un mar de árboles verdes que es la selva, y a la izquierda se pueden apreciar las columnas que adornaban los edificios, una hermosa vista. La Acrópolis se llama así porque es un conjunto de edificios creado como tumbas del gobernante Ukit Kan Lek Tok y Kalomte, bajando paramos en la primera planta de edificios, a la izquierda y a la derecha hay varias tumbas. A la izquierda, en bajada, se pueden ver algunas estelas y figuras humanas sentadas, y a la derecha está la tumba principal, la más visitada porque es la mejor conservada de todas. Según nos comentó el guía se encontró el 93 por ciento de las ruinas intactas debido a que era una pequeña población maya que quedó olvidada en la selva y no sufrió ataques, robos ni invasiones. Eso quiere decir que lo que vimos no estaba reconstruido sino que era tal cual lo encontraron, y los detalles de la tumba son impresionantes. Lo que te encuentras no es una tumba al estilo habitual. Te encuentras con un friso de escayola que representa la boca abierta y los colmillos de una serpiente o monstruo, esta boca con colmillos no es otra cosa que la puerta de entrada a la tumba real; si uno se fija en todo el conjunto la boca y sus colmillos solo es una parte d ela cara del monstruo, los ojos aparecen con forma de X y parecen que se están cerrando y sobre ellos hay unas figuras que están intentado evitar que cierre los párpados. En la parte inferior del rostro del monstruo hay una serie de caras de ancianos. Y más arriba se encuentra el rey en su trono y a los lados, las figuras de guerreros alados (que no ángeles). Se cree que estos guerreros pueden ser los hijos del gobernante. Uno de estos guerreros tiene un brazo más corto que el otro, no se cree que sea un defecto de la arquitectura sino una representación real de la persona. Según nos contó el guía se sabe que fue una capital de gran riqueza, que controló una región muy poblada enclavada en medio de un exuberante paraje rodeado por vegetación de selva tropical, y las clases sociales se distinguían por sus taras o diferencias físicas. Si nacías con alguna deficiencia física entonces subías de categoría social. La clase más cercana a los dioses se modificada el tamaño del cráneo para hacerlo más ovalado. La siguiente clase social se incrustaba piedras preciosas en los dientes. Lo de que nacer con deformaciones físicas te hacía estar más cerca de los dioses y por eso subías de escala social, nos sirve para entender el por qué creen que la figura con el brazo más corto es una representación real. De todos los recintos mayas que hay este es uno de los lugares que recomendaría no perderse, porque Chichen Itza puede ser muy grandioso pero el detalle de las tumbas de Ek-Balam y su decoración solo se puede ver en Chenes y aquí (y en ningún otro lugar). En el interior de la tumba hay una serie de pinturas, apenas visibles porque el acceso está cortado. Y en el lateral izquierdo se encuentra el edificio circular, construido en el sur y conocido como el Palacio Oval, que tiene un gran agujero en el suelo, como un pozo para recoger el agua de la lluvia. De aquí bajamos para dirigirnos hacia la plaza donde se encuentra el juego de pelota, las pirámides gemelas y una estela que representa a un gobernante de Ek Balam. Uno de los edificios de las pirámides gemelas se puede subir y permite tener una vista de la Acrópolis, la tumba más bonita y la plaza del lugar. Otra panorámica que no hay que perderse. A la derecha de este edificio está el arco que pasamos al entrar, por lo que el lugar es pequeño y no cuesta mucho recorrerlo todo, pero si se quieren ver cosas diferentes y no lo mismo (templo piramidal maya tras templo piramidal, tras juego de pelota) es un destino a tener en cuenta. Una de las cosas que más me decepcionaron fue cuando el guía nos comentó que había más pinturas pero que los arqueólogos las habían tapado con escayola.En mis viajes he descubiertos algunos errores, no de los turistas sino de los historiadores y arqueólogos que en teoría deberían proteger estos edificios históricos. La primera fue en la Acrópolis de Grecia cuando me entere que estaba toda cubierta de andamios porque los primero arqueólogos al reconstruirla había puesto varas de hierro en las columnas y con el paso de los años se habían oxidado, y por ello ahora tenían que arreglar el desperfecto. El siguiente error fue en Santiago de Compostela, cuando el guía nos contó que el pórtico de la Gloria había perdido parte de su coloración original cuando los del Museo Británico de Londres habían hecho una copia del pórtico y al hacerlo se habían llevado parte del color original que había quedado pegado a la copia. Y el tercer error de mi lista va a ser el tapar con escayola unas pinturas que han perdurado hasta nuestros días (no sé si cuando quieran quitar la escayola las pinturas seguirán igual).

Visita: Diciembre 2015

Mis imágenes: Dentro del Álbum Mexico

Información para viajar: Pendiente

Comentarios

Entradas populares de este blog

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia

Paseo en dromedario por Douz - Tunez