miércoles, enero 06, 2016

Cobá - Mexico

Cobá

Tras una mañana de aventura nos dirigimos a Cobá, este yacimiento arqueológico está cubierto por la selva y se compone de tres grupos. El primer grupo se encuentra nada más entrar en el recinto arqueológico y se compone de un grupo de templos de forma piramidal (a los cuales no se puede subir) con un par de estelas que se conservan cubiertas por palmeras secas, y también queda algún resto de columnas. Entre los muros cubiertos de musgos se puede encontrar en un lateral un pequeño juego de pelota. De aquí hay un camino de unos cuantos kilómetros al resto de grupos arqueológicos, y un lugar donde alquilar bicicletas o triciclos con conductor, pero como no lo sabíamos no llevábamos dinero encima. Como teníamos el tiempo justo debido a que no teníamos dinero para cochecitos-triciclos, y yo no sé montar en bicicleta, tuvimos que ir andando todo lo deprisa que pudimos a través de la selva para así poder ver todo lo que queríamos. Siguiendo el camino de tierra cubiertas del sol por la frondosidad de los árboles en la selva llegamos a un cruce de caminos, el lado izquierdo te lleva a la gran pirámide de Cobá, el de la derecha a otra de las zonas arqueológicas. Nosotras no sabíamos cuál era el camino pero nos arriesgamos a tomar el camino izquierdo porque el guía nos dijo algo de seguir todo a la izquierda. Pasamos corriendo por un par de edificios y otro juego de pelota pero no queríamos pararnos hasta llegar a la gran pirámide pues nuestro objetivo era subir hasta la cima de la pirámide (ya que ahí sí que dejan) y luego, si sobraba tiempo ver el resto. Desde el cruce hasta la gran pirámide solo son dos kilómetros, pero dos ida, dos vuelta, más el trayecto del cruce hasta la salida al final es tiempo. Al final llegamos en apenas quince minutos por lo que pudimos tomarnos el resto de la visita con más calma. En realidad cada vez que digo pirámide estoy cometiendo una equivocación, no son pirámides sino templos. Templos con forma piramidal pero son templos, en concreto el gran templo de Cobá se llama templo de Nohoch Mul y es el más alto de la península de Yucatan. Como no está reconstruido sus escaleras están en algunas zonas muy deterioradas y son simplemente rocas, además hay que tener en cuenta que tanta gente subiendo y bajando provocan que algunas de estas piedras estén muy resbaladizas. Para subir o bajar hay una cuerda a la que los turistas pueden agarrarse como ayuda. Para la subida me aleje de la cuerda pues es la zona que más resbalosa puede estar, para la bajada la altura de las piedras y que, reconociéndolo, soy muy torpe bajando, me acerqué para tener la cuerda cerca por si acaso. La subida, pese a que la hicimos bajo el sol de las tres de la tarde vale mucho la pena, en cuanto llegamos arriba hicimos como en el Wayna Pichu en Perú, nos sentamos en las piedras y disfrutamos de la vista de la selva y las lagunas de Cobá. La visión de un mar de árboles verde cubriendo el lugar es impresionante. Cuando terminamos de disfrutar de las vistas comenzamos el descenso y regresamos ya con más tranquilidad paseando por la selva y parándonos a ver las estelas que quedaban, las pequeñas casas, el juego de pelota con resto de dibujos grabados y calaveras. Si es cierto que esta zona maya deja de lado el estilo puuc pero aquí, aparte del alto y escalable templo, también se pueden ver varias estelas con inscripciones jeroglíficas, así como relieves de estuco sobre algunos de los edificios, es más la Estela 1 tiene grabada la fecha 21/12/12 que indica el “fin de una era” en el universo maya.

Visita: Noviembre 2015

Mis imágenes: Dentro del Álbum Mexico

Información para viajar: Pendiente

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...