Escultura de Comil

El día que visité Bratislava no era el mejor de los días, hacía un frío horroroso, había un montón de sitios cerrados, y llovía de mala manera. Aún así uno de los lugares imperdibles y más gracias para ver, incluso bajo la lluvia y el frío está en la calle y son las esculturas que desde los años 90 adornan la ciudad. En concreto la que más me gusta, y creo que es visita obligada en Bratislava, es la escultura de Čumil.

Detalle de Cumil

La escultura se encuentra del centro histórico. Es fácil pasarla por alta debido a la altura a la que se encuentra, al fin y al cabo Cumil es un obrero que en su descanso del trabajo se asoma por la alcantarilla para ver a la gente pasar (o para mirar bajo las faldas de las viandantes, no se sabría decir). Su casco de trabajo está de un brillante dorado por el continúo frotar de los turistas a su cabeza, la parte más accesible de la figura.


Para evitar despistes de los conductores (se le arrancó dos veces la cabeza) y para aviso de los turistas, existe una señal de tráfico advirtiendo de su presencia entre las calles Rybárska brána y Panská. La señal es un guiño a la propia escultura pues es una señal de trafico con el frase "man at work" en ella. 

Detalle de la escultura y la señal de aviso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia

Paseo en dromedario por Douz - Tunez