Cadiz - España

Cadiz 

El domingo y el lunes, que era festivo y estaba casi todo cerrado por ser lunes, lo dediqué a Cádiz. Nuevamente por temas de horarios tuve que reorganizarme para ver que podía ver por la mañana y que tenía abierto a otras horas. Por tema de distancias me quedó pendiente el oratorio de la santa cueva, con pinturas de Goya y el oratorio de San Felipe donde se leyó pro primera vez la constitución española de 1812. En todo caso, el martes, tras visitar el Puerto de Santa María, regresé a Cádiz para visitar esos dos oratorios, que me encantaron porque no me lo esperaba así. El de San Felipe por su estructura ovalada, y porque nunca había estado en una iglesia con esa estructura, como siempre la primera vez te deja con la boca abierta, y el oratorio de la santa cueva porque es como una casa con las escaleras que van llevándote a grandes salas que no imaginas que puedes encontrarte tras el acceso tan pequeño que hay. La recomendación es empezar desde la planta baja e ir subiendo de plantas, desde la austeridad hasta la grandiosidad de Goya. Pero dejando La visitas del martes a un lado vamos con las visitas del domingo y del lunes de Cádiz, y aunque me gustó todo lo más maravilloso son los atardeceres desde la costa. Que hermosos atardeceres tiene Cádiz, pero bueno, sigamos con la visita a Cádiz. Lo primero fue salir a la costa, y ver las playas de Cádiz. De aquí me acerque a la catedral, la vieja y la nueva están en la misma plaza. Pude ver la catedral vieja pues estaba abierta para la misa, aunque todavía no había empezado. Después pague la entrada para ver la catedral nueva. De la catedral nueva lo que más me gustó es la cripta, es redonda y de lo más original. La entrada a la catedral nueva te permite también entrar al museo y subir a una de las torres de la catedral. En internet ponía que estaba cerrado pero al final resulta que no, la torre es una rampa, como la de la catedral de Sevilla, por lo que la subida es cómoda. Arriba del todo hay vistas de la costa ay de parte de la ciudad, cuando subí había empezado a llover, aunque cuando bajé paró. Me hubiera quedado ahí un buen rato, disfrutando el viento fresco y las vistas (aunque lloviera hacía calor) pero tocaron las campanas para misa y el ruido es bastante malo. Tras la visita a la torre, la catedral y el museo me dirigí hacia la cárcel vieja y de ahí a la puerta de tierra, el único acceso por tierra que tiene Cádiz. El lugar tiene muy buenas vistas del nuevo puente de la constitución de 1812 y de la ciudad desde otro punto de vista. De aquí me dirigí hacia el castillo de San Sebastián por toda la costa, para así disfrutar de la vista dela catedral de Cádiz, postal típica de la ciudad. Para llegar al castillo de San Sebastián, que ahora es solo un faro hay que cruzar un camino rodeado por el océano a ambos lados, y que a veces moja de agua a los viandantes. El lugar estaba lleno de gente paseando de ida y vuelta al castillo que tiene unas fabulosas vistas del océano y un rincón de madera perfecto para sentarse al sol y disfrutar del océano. Del castillo de San Sebastián seguí caminado por la playa de la Caleta hasta el castillo de Santa Catalina, este fuerte por dentro está reformado y es sala de exposiciones y resulta como viajar al Caribe. Desde este fuerte hay una vista fabulosa del castillo de San Sebastián y de las barquitas del puerto. De aquí me acerqué al barrio de la villa para comer marisco, aunque había nombres raros para mí como los chopos o las puntillas, así que tuve que preguntar que era cada cosa antes de pedirla, eso sí, ya me avisaron pero se lo toman con mucha tranquilidad para servirte. Una vez descansado y alimentada y tome el camino hacia la Torre Tavira y su cámara oscura. Como solo había hueco para la última sesión primero subí los 175 escalones hasta la terraza de la torre para poder disfrutar de las vistas, las mejores de la ciudad pues es la torre más alta, mucho más que la de la catedral. Además desde aquí se puede ver la catedral y todas las torres de la ciudad, incluida la bella escondida, es una torre a la que llaman así porque no se puede ver desde el suelo. Y luego la sesión de la cámara oscura fue de lo mejor, toda una ruta guiada por el Cádiz actual. Y tras visitar la torre fui de vuelta la playa de la caleta para ver el atardecer. Al día siguiente hice la ruta de la constitución de 1812 lo que me permitió visitar la otra parte de las murallas que había dejado pendiente, como el jardín genovés, el baluarte de la candelaria, la plaza del mentidero, el mercado de abastos, el museo de las cortes de Cádiz, el ayuntamiento, el monumento a la constitución de 1812, la casa de las cinco torres, la casa de las cuatro torres, la alameda Apodaca con un árbol con un tronco de grandes dimensiones, las murallas de san Carlos, con sus cañones, la plaza de san francisco, el teatro Falla, etc. Cadiz tiene un montón de lugares interesantes que ver pero lo más hermoso son sus atardeceres.

Visita: Octubre 2015

Mis imágenes: Dentro del Álbum de España

Información para viajar: Pendiente

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jerusalen - Israel

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia