Baelo Claudia - España

Baelo Claudia

Para no variar los lugares turísticos no tiene transporte público fuera de la época estival, es en estas ocasiones cuando envidio a quien viaja en auto caravana o en su propio coche. El caso es que a las ruinas de Baelo Claudia pensaba ir como a la ciudad encantada en Cuenca, es decir, en taxi. Pero un amigo de recreación se ofreció a llevarme así que al final no lo hice así. El único problema es que llegamos con apenas una hora u hora y media antes del cierre y eso no es tiempo suficiente para ver el museo y visitar el lugar, que es mucho más grande de lo que imaginé al investigar por internet los lugares de interés cerca de Tarifa. Es decir, que si sois como yo es conveniente ir pronto para tener mucho tiempo y poder disfrutar de todo, tanto del interior del museo, que no es muy grande pero que no me quise detener mucho a leer todo, como el exterior, que si es mucho más amplio dado que es toda una ciudad romana, solo que a los pies del océano, justo donde empieza la playa. Desde la ciudad romana se puede ver la duna de arena que va creciendo con el viento por lo que aparte de la visita a toda una ciudad romana también hay que contar con la vista del paisaje que la rodea, el mar, las dunas, las montañas, y digo las montañas porque hay una a cada lado protegiendo el enclave, . La ensenada de Bolonia. Lo que más me gustó fue la parte final que visitamos, casi no llegó a verla, y hubiera sido una pena porque es lo menos usual que he visto. Quiero decir, he visto bastantes ciudades romanas, pero ninguna con una factoría de salazones de pescado. Pero volviendo a las ruinas. Uno se acerca a la ensenada de Bolonia, entra al museo (gratis para ciudadanos de la Unión Europea) y puede ver la playa de Bolonia desde la terraza del museo antes de bajar a su interior. En el interior hay algunos restos y réplicas de los restos encontrados en el enclave y documentos y la historia de los arqueólogos, descubridores, etc. del lugar. Luego sales a las ruinas de la ciudad, donde lo primero que se ve es el acueducto que dotaba de agua a la ciudad, de ahí se llega a las murallas y la Puerta Este, también llamada Puerta de Carteia. Tras cruzar la puerta entramos en la ciudad donde podemos encontrar el mercado, viviendas, termas, el foro y la parte central de la ciudad; la basílica, donde se puede ver una réplica de la escultura original localizada en el lugar y llevaba al museo de Cádiz. Luego subimos hasta el Teatro, que por los andamios supongo que se usa para ver representaciones teatrales. También están los templos de Júpiter, Juno y Minerva y el templo de Isis (si, es una diosa egipcia), y de ahí directo a la costa donde se encuentra la fábrica de salazón de pescado. Las condiciones de la zona son ideales, junto al pueden pecar atún y posteriormente consérvalo para su consumo. En la factoría se conservan los grandes depósitos excavados a ras de tierra, para salar el pescado y conservarlo. Este tipo de factorías no es algo usual que ver en los resto de ciudades romanas que he visitado.

Visita: Octubre 2015

Mis imágenes: Dentro del Álbum de España

Información para viajar: Pendiente

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jerusalen - Israel

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia