sábado, mayo 23, 2015

Contradanza de Cetina - España

Cetina: Contradanza


De un día a otro la temperatura bajó más de doce grados, pero la contradanza de Cetina solo se baile el 19 de mayo, caiga como caiga, así que un martes con frio más de invierno que tiempo de primaveral salí en una excursión de Gozarte para disfrutar de esta contradanza que sería el siglo XVIII cuando se creó la contradanza de Cetina que ha ido evolucionando con los años pero que conserva sus origines. Para gran sorpresa, pese a empezar a las once de la noche y estar a más de una hora de Zaragoza éramos casi ochenta personas que nos dirigimos hacia Cetina para disfrutar de una noche única en el año. Llegamos a Cetina pronto para coger sitio y cenar algo. El dance se celebraba los pies del castillo (donde en 1634 se casó Quevedo). Me situé en la escalera del castillo, donde podía ver el lugar de la danza perfectamente y en la altura distinguir las figuras de baile. Fue cayendo la noche y empezó a llegar la gente a la plaza, las escaleras se llenaron, y el alrededor de la zona de baile también, hasta las esquinas de las murallas eran usadas como asientos y refugio del viento frio para ver la danza. Para hacerlo aún mejor las luces de la plaza y las casas se apagaron, y al fondo aparecieron unos puntos de luz acompañados por música por la banda del pueblo, los danzantes traían una antorcha de fuego cada uno, y esa fue toda la iluminación que tuvo el dance durante la noche. Para evitar accidente las fotos con flash estaban prohibidas. Tras acercarse los danzantes a la plaza se podía apreciar a los cuatro vestidos de blanco con adornos negros y a los cuatro vestidos de negro con adornos blancos y uno vestido de rojo, que representa al Diablo, y que es quien dirige la danza mientras baila. La música se convirtió en algo monótono y repetitivo pero bastante acorde. Los danzantes giraban entre si y daban saltos como en las contradanzas. Ahora que estoy practicando pasos de baile para la recreación del baile de la Duquesa de Richmond puedo asegurar que esas figuras tenían un aspecto de contradanza, con su maestro de baile (el "diablo" vestido de rojo). Al final de cada baile los danzantes junto con la figura del Diablo se iban colocando para crear figuras, monumentos, y demás símbolos como si fueran equilibristas: una representando una araña, bajando y subiendo de su tela, otra una tijera, que es el símbolo del poder de Dios porque desde los antiguos la tijera era la que cortaba el hilo de la vida, además, su forma recuerda a la de la cruz, y las tijeras abiertas se solían colocar de noche en las chimeneas para evitar que entraran malos espíritus por ahí, y otras muchas más. Solo una pequeña y leve caída durante la hora y media que estuvieron danzando y formando figuras. El final viene dado por una danza, más teatro que danza, en la que se simula que se le va a cortar la barba al diablo, y el final… bueno, hay que verlo. Lo cierto es que pese a la bajada de temperaturas tuvimos una buena noche, lo que daba una sensación mágica. La gente en silencio, solo se oía la música repetitiva mientras los danzantes se movían iluminados solo bajo la luz de ocho antorchas de fuego, bajo un cielo azul estrellado, completamente inundado de brillantes estrellas, visibles gracias a la eliminación de la luz artificial. Una noche mágica.

Visita: Mayo 2015

Mis imagenes: Dentro del Album España-Aragón

Información para viajar: Excursión con Gozarte

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...