Valles de la Capadocia - Turquia

Capadocia: Uchisar, Valle de Goreme, Valle de Avcilar, Valle de Passabag y Valle de Guvercinlik

Si realmente algo vale la pena ver en Turquía es su zona asiática. No pude ir hasta Ankara, pese a lo que había leído sobre ella, sobre todo en varios mangas, pero visité la capadocia, un lugar bastante visitado, y para ser finales de octubre estaba lleno de turistas. La primera vez que viaje a Turquía la entrada era previo pago en el aeropuerto (en el 2008) pero ahora hay que hacer un visado electrónico que hay que para en dólares o libras turcas (no sé por qué pero no admiten pagar en euros) y una vez el visado está correctamente tramitado y pagado puedes entrar al país. La llegada a la Capadocia fue tremendamente larga dado que nuestros vuelos salieron con retraso. Primero llegamos a Estambul desde Madrid (ya jure no volver a coger Barcelona, al final lo barata acaba saliendo caro) y de Estambul cogimos un vuelo a Kayseri, el aeropuerto más cercano a la zona de Capadocia. Debido a los diversos retrasos al final acabamos por llegar a la habitación pasada la madrugada y una francesa de la habitación de al lado nos llamó la atención por el ruido de las maletas (cómo si lo hiciéramos a propósito) además nosotras también teníamos que madrugar al día siguiente. Nuestra primera visita del día fue el valle de Goreme y las iglesias que hay en el interior de las formaciones rocosas. Algunas de las rocas tenían columnas y ventanas con restos de pintura con lo que era fácil visualizar como se veían como iglesias, en cambio otras por dentro solo eran una roca lisa con una puerta o un par de ventanas, pero cuando entrabas dentro lo que se encontraba era algo muy distinto a una roca. Dentro del recinto solo hay una iglesia que hay que pagar más por verla por dentro, el resto el precio del recinto incluye ver todo el lugar por fuera y por dentro, arriba y abajo, la cocina, el comedor, la iglesia de cada uno de los edificios, que eran rocas pero que se usaron como edificios, principalmente conventos e iglesias. Aunque era primera hora había muchísima gente, lo que es bastante incómodo para ver el lugar con detalle y tranquilidad, hasta una de las subidas a la iglesia era casi peligrosa porque apenas cabía una persona y subíamos varios, y por donde se subía había que bajar. Aún así lo más impresionante es ver el lugar por dentro de aquellos que se mejor se conservan. Por fuera solo ver la roca con una entrada pequeña, como en las tumbas de Egipto y cuando entras te sorprende ver tanto colorido y detalle, las paredes y techos pintados de arriba abajo con vivos colores rojos, azules, amarillos, … y perfectas figuras de ángeles, santos como san Jorge en la iglesia de la serpiente (para los musulmanes no existía el dragón), cristo, la virgen. No permiten fotografías para no dañar las pinturas, aunque como siempre hay gente que pasa de las normas, tal y como vi, aunque hay algunos guardias vigilando no puede haber en todas las iglesias y hay demasiada gente para un control real. La iglesia más grande y por tanto con muchísimas más pinturas está fuera del recinto y se entra con la misma entrada. Está cerca de las tiendas de souvenirs así que no hay pérdida. Me resulto curioso con las pinturas solo habían sido dañadas en los ojos. Supongo que los habitantes posteriores se sentían extraños con esos ojos en las paredes mirándolos. Realmente recomendable ver las iglesias del museo al aire libre de Göreme, cada una data de diferentes siglos y se puede ver que las pinturas no son iguales pero igualmente es impresionante. De aquí seguimos al valle de los Cazadores, al valle de Derbent, el valle de Passabag. Todos están cercanos entre sí por lo que llamamos la Capadocia. Cada uno tiene su encanto especial, merece la pena verlos todos. Comimos cerca de Uchisar desde donde podiamos ver el castillo y el pueblo alrededor. El castillo es una formación rocosa como las iglesias y casas trogloditas que habíamos estado visitando por los valles pero que se encuentra más desarrollado, como las ciudades subterraneas. Y domina el lugar desde el alto del pueblo, desde donde se puede ver el volcan y los diversos valles y sus formaciones. el día nos acompañó con su cielo y disfrutamos de los diversos colores del valle. Para finalizar el día lo pasamos por el valle de Passabag, algunos también llaman al lugar, Valle de los Monjes, pues muchos eremitas vivieron en dichas chimeneas alejándose de las zonas pobladas. Por aquí pudimos caminar por entre las casas de los monjes y subir y bajar por las chimeneas de las hadas. De todas las formaciones que tiene la capadocia las más conocidas son las que tiene forma de chimenea y que se componen roca volcánica y basalto. Andar sobre ellas es mucho mejor que verlas desde abajo , por dentro, o desde el cielo. Desde su superficie al ojo parece arena blanca pero a tus pies es roca. Se puede disfrutar de todo un día completo visitando las formaciones rocosas de diversas maneras, y disfrutando de cada forma.
Visita: Octubre 2014 

Mis imagenes: Pendientes 

Información para viajar: Pendiente 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Esqui de fondo en Inari - Finlandia

Subir al Waynapichu - Peru

Paseo en dromedario por Douz - Tunez