Zaragoza, Las mujeres en los Sitios - España

Las mujeres en los Sitios de Zaragoza


Que mejor forma de celebrar el día de la mujer que haciendo una visita sobre las heroínas. Justamente el fin de semana anterior, cuando el aniversario de la capitulación de Zaragoza me comentaron que se estaba creando una Asociación "Heroínas Unidas" para resaltar el valor de la mujer en las guerras, porque hay muchos homenajes y recreaciones sobre los hombres pero también las mujeres hicieron su trabajo en la guerra. En Ottawa hay dos monumentos, el de los valientes donde hay héroes del país de diversas épocas, y hay una mujer, Laura Secord, y el monumento al ejército configuras con traje de aire, tierra y mar del ejército y de las tres figuras una es una mujer. Esta visita comienza a las 10.30 de la mañana en la plaza del Portillo, donde nos reunimos para la celebración de la capitulación que ya he contado antes. Al guía no lo conocía pero a algunas de las personas del grupo sí que ya los había visto en otras visitas, como la de la parroquieta, el cementerio, o mi compañera de autobús gallega en la excursión de Los Luna. Lo primero que hicimos fue entrar en la iglesia del Portillo, antes de que hubiera oficio para poder ver y escuchar con tranquilidad sobre las heroínas que hay ahí enterrada y los bajorrelieves que las representa, cada una con un símbolo, como los apóstoles, si lo piensas. Tras salir de la iglesia dimos una vuelta al monumento de la plaza del Portillo, con la figura de Agustina en lo alto y el relieve de la condesa de Bureta, la Madre Rafols y la “espía” Josefa Amar Borbon. Aquí nos contaron algo de estas mujeres, nos leyeron un párrafo de la época donde se describía el acto del cañón de Agustina, y aquí apareció el primer personaje, de 1900, que escuchaba muertos y que estaba limpiando el monumento para su inauguración, que no iba a ser tan bonita como la de los restos de las heroínas trasladados al Portillo con la presencia del rey Alfonso, y así nos relató con detalles cómo fue el proceso y eventos de ese reconocimiento a las mujeres en los sitios. Y de aquí, no sin antes ver el león atacando al águila del monumento (con todo su simbolismo), nos acercamos a la plaza de la misericordia donde nos leyó junto a la parte trasera del antiguo cuartel de caballería (de tiempos de los sitios) otro texto sobre el mismo. Y luego dimos la vuelta para ver el otro frente y seguir escuchando historias sobre los sitios. La mayoría de la gente desconocía que ese muro, que parece abandonado y a punto de derruir era el antiguo cuartel de caballería y que los agujeros de las piedras eran “balas” de los franceses. Volvimos cerca de la plaza de la Misericordia y nos hablaron sobre el momento de las “bravas mujeres” en el que no solo en logística (con alimento, atención a los heridos, o información estratégica) o por casualidad del momento, las mujeres estuvieron presente en la guerra sino que también lucharon cuerpo a cuerpo contra el enemigo, como en el caso de la lucha contra los dragones polacos.Y frente a la puerta del antiguo Hospital de la Misericordia, ahora Edificio Pignatelli y Gobierno de Aragón empezamos con la historia del ataque al hospital de enfermos mentales y la aparición de una de las heroínas de los Sitios: la madre Rafols. Tras ello nos acercamos al monumento de Palafox y aquí aparece el segundo personaje una de esas mujeres que nos cuenta como salió a la calle, no llamada a la guerra por Palafox porque quisiera, sino por la necesidad de defender lo suyo y a su familia. La mejor actuación de todas. Y de aquí nos acercamos a Santa Ana para ver la iglesia donde están los restos de la hermana Maria Rafols y el padre Juan Bonal, una iglesia preciosa que no esperaba ver. Luego hicimos un recorrido por las salas y los cuadros representando siempre a los dos personajes y cómo era el convento durante los Sitios. Y luego entramos en el pequeño museo de la Madre Rafols, con su baúl, cama, jarra, en fin todos sus enseres personales de cuando estuvo en el convento en Zaragoza y los instrumentos quirúrgicos que usaba, así como el cántaro con el que daba de beber y una sotana hecha con trozos de banderas franceses (se puede ver la flor de lis). Curioso museo que desconocía de pudiera visitar, pero la hermana del convento nos dijo que con más tiempo se podía acercar uno cuando quisiera. Y de aquí nos fuimos al hospital Provincial, donde apareció el tercer personaje teatral y donde entramos a la capilla del Hospital para bajar a la cripta, con mujeres del convento que vivieron los Sitios de Zaragoza. Al final casi tres horas de interesante visita, con mucha historia y algún que otro lugar desconocido de mi ciudad. Además de algún otro punto de lectura desconocido, como las Aventuras del Brigadier Gerard de Sir Conan Doyle, donde una capítulo está dedicado a una aventura de este protagonista vivida en la Zaragoza de los Sitios.

Visita: Marzo 2014

 Mis imagenes: Dentro del album España-Zaragoza

 Información para viajar:
Gozarte-Visita teatralizada Las mujeres en los Sitios.
Gozarte. Visitas teatralizadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jerusalen - Israel

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia