miércoles, diciembre 18, 2013

Zaragoza, Palacio Larrinaga - España

Zaragoza, Palacio Larrinaga 

El día comenzó con niebla, algo no cotidiano pero que a veces pasa en invierno, lo que le quitaba luminosidad al ambiente, pero no importaba. Llegué pronto así que di un rodeo al palacio, realmente no es un palacio sino una casa, solo que en esa época las casas de los adinerados nos parecen palacios, por eso a tantas casas en Zaragoza las llamamos palacios. El colegio de los marinistas está pegado al edificio por lo que dando un rodeo solo se puede ver una pequeña parte de la casa, sin contar con los muros y los árboles que la rodean. La casa tiene cuatro torres en los laterales, que son básicamente de adorno, al igual que la torre central. Antes de comenzar la visita con gozarte la guía nos puso en antecedentes de la familia y la historia de la casa, en la que nunca se llegó a vivir. Como muchos habrán supuesto Larrinaga no es precisamente un apellido aragonés y es que no lo es, es vasco, unos vascos que tuvieron fortuna en Liverpool con el transporte mercantil, primero de vela y luego de vapor, el hijo del fundador de la compañía llegó a Zaragoza para estudiar derecho y se enamoró de una chica de un pueblo del bajo Aragón, así que se casaron y se fueron a Liverpool, y por ella se construyeron esta casita, alejada del centro pero en el camino del bajo Aragón (así los del pueblo que iban a Zaragoza veían la casa de su paisana), la casa se construyó para la jubilación de la pareja, pero ella murió antes de que Miguel Larrinaga se jubilara, así que nunca se usó, y sus hijos tampoco (tenían otra casa en Malaga, por ejemplo). Es interesante saber la historia de la familia porque así es más fácil comprender los adornos de la fachada, como el mural en cerámica con el dios del comercio y la mujer con la rueda dentada representando a la industria, el barco velero, el ancla y el salvavidas, representando la navegación, de donde llegaba el dinero de la familia. Las letras M y L de Miguel Larrinaga y la A y C de Asunción Cabero, la esposa, están ocultas entre unas palomas y unas rosas en la zona superior del mural, y en la balconada de la entrada están tres manos entrelazadas, el símbolo de la compañía naviera, caballitos de mar, barcos, conchas, anclas… también en la balconada superior hay dos escudos con las letras trabajo y cultura, estos fueron puestos posteriormente, cuando la casa fue vendida y pasó a ser parte del colegio de los marianistas hasta 1992. Lo que más me llamó la atención de la casa es la entrada, tal vez porque es lo menos reformado, hay que tener en cuenta que por muchos años fue un colegio y que jamás se usó como casa de jubilación, por lo que más refleja cómo era la casa es la entrada, comenzando con el mural del suelo, las columnas, la escalera con sus arcos… resulta curioso que las columnas y los adornos que parecen de madera y mármol son en realidad de hierro, tan de moda en el época (recordar la torre Eiffel). Fuimos visitando cada una de las habitaciones y terrazas de la casa, la más reconvertida pero igualmente curiosa es la capilla convertida en despacho, los tiradores de las persianas tan ocultos a la vista (que modernos eran en esa época) y como la Casa Solans, lo más destacado los suelos y los techos, que es lo que se conserva mejor de la época, mención aparte merece la galería de invierno, que pese a los ajustes de cuando era colegio es como un pase a través del tiempo. Muy buena visita guiada, con tiempo para preguntas y para disfrutar del lugar. Seguiré repitiendo estas fabulosas visitas de Gozarte que descubren lugares de Zaragoza que son tan desconocidos como cercanos, porque un viaje no tiene que suponer muchos kilómetros de distancia, a la vuelta de la esquina podemos encontrar lo que no encontramos en la otra punta del mundo. (Lo que no quiere decir que no siga viajando a través del globo terráqueo, hay muchos sitios todavía por descubrir- lejanos y cercanos-). De regreso aproveché para pasar por el antiguo matadero, reconvertido en biblioteca y centro civico.

Visita: Diciembre 2013

Mis imagenes: Palacio Larrinaga
Dentro del album España-Zaragoza

Información para viajar:
Gozarte. Visitas guiadas y teatralizadas.
Gozarte- Palacio Larrinaga

2 comentarios:

  1. Anónimo10:17 a. m.

    A estas casas en Zaragoza, se les conocía con el nombre de Villas, con sus jardines y edificio estilo palacete suntuoso, en el paseo de Ruiseñores de Zaragoza, había varias Villas, algunas ya han desaparecido, quedando el Colegio de Santo Tomás de Aquino, que pertenecía a la Familia Labordeta, donde fue profesor y director del mismo José Antonio Labordeta, son casas muy precedidas a las casas de los Indianos que abundan por Galicia.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, los nombre son relativos, la llaman palacio aunque nunca lo fue.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...