Malaca - Malasia

Malaca
    
El segundo día en Malasia tenia contratado un tour de un día entero a Malaca (o Melaka como ellos lo dicen), aquí en vez de un guía malayo que hablaba inglés raro tuvimos a un guía italiano que hablaba malayo, inglés, francés, español e italiano (y no sé si hablaría más pero esos son los idiomas que uso en el tour dado que éramos un grupo muy internacional). Salimos de Kuala Lumpur y solo hicimos una parada de descanso antes de llegar a Malaca. La ciudad de Malaca no se parece en nada a Kuala Lumpur, hay zonas muy diferencias entre sí pero se nota que era una ciudad colonial que ha quedado anclada en el pasado. Comenzamos el recorrido dando un paseo en barco a traves de los canales de Malaca, el paseo me recordó mucho a Shouzou en china, no solo por los canales sino por las casas que había alrededor de estos, tan parecidas en estilo a las de Shouzou, o así fue al principio porque a medida que avanzábamos las casas empezaban a tener las paredes pintadas con murales modernos que contrastaban con el estilo y las casitas pequeñas del lugar. Esas casas son usadas para los mochileros que encuentran más barato alojarse en Malaca que en Kuala Lumpur. Terminamos nuestro recorrido en barco junto a una iglesia anglicana, muy occidental a la vista, y justo al lado está el barrio Hindú, entrando a Little India de Malaca los edificios, los colores y los olores cambian Tras visitar algunas tiendas de especias por Little india nos acercamos a la Iglesia de St. Francisco Javier, una iglesia de estilo gótico construida en honor al sacerdote misionero español, y en la actualidad siguen dando misas. Y aquí nos adentramos dentro de la zona colonial de la ciudad. Todas las casas y hasta la iglesia están pintadas de rojo, las casas tienen porches con arcos y ventanales estilo colonial. Y las tiendas son pequeñísimas, en una tienda vimos el traje típico malayo que está compuesto de una camisa de origen chino (influencia de los inmigrantes chinos en Malasia) y la falda malaya (tanto para hombre como para mujer, aunque a los hombres solo lo vi a los guardias en Kuala Lumpur y a un botones del hotel). Llegados a una plaza nos encontramos con una fuente denominada Queen Victoria Fountain construida para conmemorar el Diamond Jubilee de la Reina Victoria I, y rodeando la misma plaza tenemos varios cochecitos llenos de flores, que eran típicos de Malasia pero que han ido desapareciendo y quedando en poco lugares como este, donde se han convertido en algo típico en peligro de extinción, y que son para disfrute del turista. En esta plaza (la dutch square) también hay una torre con un reloj llamado Tang beng Swee clock Tower y el Stadthuys, residencia oficial del gobernador holandés y todo su gobierno residente en la ciudad. Este edificio con bonitos balcones y colores rojizos-salmones tiene un museo de historia y etnografía. Originalmente era blanco, pero se lo pintó de un salmón oscuro como el resto de edificios de esta zona colonial. Al lado está la iglesia Christ Church, la iglesia protestante más antigua de Malasia, por dentro se conserva tal y como la construyeron los holandeses (no me equivoco de nacionalidad, por aquí pasaron muchos europeos). Dentro de la iglesia no se pueden hacer fotos, y se conserva muy vacía y poco decorada, aunque hay un letrero con los nombres de los sacerdotes de la iglesia desde su construcción, primero nombres holandeses, luego ingleses, luego estuvo cerrada, y por último en malayo. Tras la zona colonial seguimos caminando hasta la Fortaleza de Famosa, con los restos de la muralla de la época en que era una colonia portuguesa. Porta de Santiago fue una de las puertas en una ciudad amurallada que protegía la ciudad de Malaca, y que se puede visitar rodeada por dos cañones. Con sus cañones y su estructura fácilmente pasaría por una postal del Caribe en vez del sudeste asiático. Luego caminamos hasta el Paseo Jonker, que es una estrecha calle en el centro del barrio chino de Malaca, con casas cuya arquitectura muestra una fuerte influencia tradicional malaya, y que antiguamente funcionaban como talleres y tiendas de antigüedades. Hoy en día esas tiendas venden artesanías, ropa, complementos, suvenires. Las calles por donde caminamos hasta la casa típica me recordaron de nuevo a Shouzou, por su estilo. Comimos por el barrio chino y nos acercamos a ver una casa típica china. La casa también me recordó a las casas chinas de ahí pero sin jardín, aunque tenían un patio. Lo mas curioso es que se puede visitar por completo todas las habitaciones (también la planta alta) y se conservan los muebles de la época, y hasta el agujero del dormitorio sobre la entrada que permite ver quiénes son las visitas sin que lo que ellos lo sepan, lo que la hace más especial. Tras la visita a la casa nos acercamos a un templo chino, en la misma calle había una casa típica malaya y la mezquita Kampung Kling. Y tras esto nos marchamos parando a visitar el cementerio que hay a las afueras de la ciudad, un cementerio chino. He de decir que es el primer cementerio chino que vi, ni en China llegué a verlo. Se construyó con el dinero de la misma persona que construyó la torre del reloj y son tumbas redondeadas en montículos, según el guía los chinos se entierran en montañas para estar de camino al cielo.
Visita: Mayo 2013

Mis imagenes: Malaca

Información para viajar:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jerusalen - Israel

Monte Tabor - Israel

Cazadores Oscuros: Nueva Orleans