St. Malo - Francia

St. Malo

Finalmente llegamos para alojarnos en St. Malo, pueblo de piratas, digo así porque se construyó por los piratas de la zona. La ciudad está toda amurallada, y bien conservada la muralla, por donde puede pasar y hacer el recorrido completo alrededor del pueblo. Las calles siguen siendo empedradas, tiene su iglesia en el centro del pueblo, las casas, algunas, las que son de piedra, se parecen a las que vimos en Escocia, y así los comentamos las tres (las dos chicas que me encontré del viaje de Escocia y yo) y desde las murallas por un lado se veía el puerto, por otro la playa, donde había una piscina del mar donde se estaban bañando, o hacia mal día, y una fortaleza no muy alejada de la ciudad que también hace uso de la marea para estar accesible o no andando. Básicamente el paisaje desde los lato de las murallas es lo que hacía especial al pueblecito, donde cenamos mejillones típico de esa zona del norte, y nos reímos mucho con el camarero. Esto se debe a que una canaria tenía un libro de frases español francés donde le venían frases para ligar en francés y no hacía más que decírselas al camarero. Después fuimos a un bar de muñecas, que tenía un aspecto que daba algo de miedo, los pasadores de las puertas eran brazos o piernas de muñecas, justo donde me senté había un par de muñecos baturros. Una coincidencia más.

Visita: Septiembre 2010

Mis imagenes: Pendientes

Información para viajar: aqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jerusalen - Israel

Subir al Waynapichu - Peru

Esqui de fondo en Inari - Finlandia